Un tiburón aparece como por arte de magia en la proa de un barco pesquero

La tripulación de un barco pesquero se ha llevado el susto de su vida mientras navegaba por la costa de la localidad de Whitianga, en Nueva Zelanda, durante una jornada de pesca recreativa. Todo transcurría con normalidad hasta que repentinamente apareció un tiburón Mako de grandes dimensiones en la proa de la embarcación.

Así se puede ver en un vídeo compartido en redes por la compañía de actividades acuáticas encargada de esta jornada de pesca, ChurChys Crater NZ, en el que emerge el animal como por arte de magia y aterriza sobre la cubierta del bote.

El propio patrón, Ryan Churches, explicó a los medios de comunicación locales que había salido a la mar con cinco clientes esperando pescar peces rey cuando se toparon con este escualo de 150 kilos de peso y cerca de dos metros de longitud.

“Estábamos pescando con normalidad y el tiburón estaba saltando en el agua. Les dije a los clientes que si saltaba al bote, se apartaran. Casualmente, 30 segundos después saltó a la parte superior”, explicó Churches.

Según parece, el tiburón mordió el anzuelo de una de las personas que participaban en la jornada y este acabó en el barco cuando trataba de liberarse. “Nos asustamos mucho pero los clientes reaccionaron mejor que mucha gente”, añadió.

Afortunadamente, el animal logró regresar al agua tras dos minutos revolviéndose sobre la parte delantera del bote y todo ello pudo grabarlo uno de los miembros de la tripulación con su teléfono móvil.

El tiburón Mako es una de las especies más rápidas que existen y puede registrar velocidades de aproximadamente 50 km/h con puntas superiores a los 70 km/h. Además, también es uno de los escualos más agresivos del ecosistema marino y habita principalmente en aguas tropicales o cálidas.