Thomas Porcher: La "hipocresía" impera en los países desarrollados

Madrid, 23 nov (EFE).- En las cumbres del clima aflora la "hipocresía" imperante en los países más ricos, en las empresas petroleras y en los bancos que "explotan o financian la extracción de recursos naturales en países de África o Latinoamérica para su beneficio, pero van a dar lecciones de moral en esos lugares", ha señalado a EFE el economista francés Thomas Porcher en Madrid.

Porcher ha pasado por Madrid para participar en el debate 'Ecología-Economía, ¿una ecuación imposible?' en el Instituto Francés y para promocionar la versión en español de su libro 'Tratado de economía herética' (Fondo de Cultura Económica).

El economista francés califica la situación actual como "grave" y sostiene que el mundo atraviesa una década de crisis: la financiera de 2008, la de la zona euro en 2010, la del covid y, hoy en día, la de la guerra en Ucrania que ha generado la crisis energética y la inflación, y "la crisis ecológica que se producirá".

Por ello, pide a los gobernantes que se "concentren" en resolver las desigualdades sociales en sus países, pero también en el conjunto de países en todo el mundo.

Un llamamiento que hace sobre todo a la Organización Mundial de Comercio (OMC), en un momento en el que los combustibles fósiles representa el 85 % del consumo de energía mundial, con países con fuertes desigualdades de desarrollo y algunos, como los africanos, con necesidades de energía - que en muchos casos es de combustibles fósiles- para desarrollarse.

Porcher, catalogado entre los economistas más importantes, ha explicado que las "curvas son muy claras", porque el Índice de Desarrollo Humano está en correlación con el consumo de energía, un índice que al llegar a un cierto nivel de desarrollo "ya casi no se mueve".

Y explica que países como Mali van a necesitar más energía para desarrollarse, pero "lo que no es explicable" es que Estados Unidos, el país más rico del mundo y que "ha añadido a su mercado 4 millones de barriles de petróleo de esquisto por día, aumente el consumo de combustibles fósiles sin mejorar su Índice de Desarrollo Humano".

Ante esta situación, subraya, los "verdaderos esfuerzos" para dejar los combustibles fósiles deben hacerlos los países más desarrollados que tienen una "deuda histórica ambiental, al ser responsables de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), son ellos los que tienen que esforzarse de forma prioritaria".

Según el economista francés, los países en vías de desarrollo deben buscar "otras formas de desarrollarse", aunque van a necesitar combustibles fósiles en esa ruta, pero recomienda "no cometer los errores de los más desarrollados, porque el reto climático no existía".

No obstante, reconoce, muchos de esos países en desarrollo optarán por las reservas de carbón, fácilmente accesibles en su entorno, si no tienen acceso al gas, que favorecerá el aumento de emisiones a la atmósfera.

Y a propósito de ello, Porcher subraya que en el Acuerdo de París se adoptó por consenso imponer impuestos a todas las emisiones de CO2, algo que le parece "una estupidez", porque "no se pueden poner tasas a las emisiones por construir una red de abastecimiento de agua en Mali, de la misma manera que por construir una zona comercial en Atlanta (EE.UU.).

"Hay necesidades útiles y necesidades fútiles. Hoy en día, las emisiones son muy necesarias para algunos países y muy fútiles e inútiles para otros", sostiene.

En ese sentido, observa que ahí se ve "toda la hipocresía de nuestros países", porque "tenemos unos bancos, unas compañías petroleras o energéticas que van a buscar en países africanos o latinoamericanos petróleo para su propio consumo, pero luego van con lecciones de moral a esos países".

Por ello, recomienda exigir a "nuestros bancos y compañías que dejen de invertir de esta forma".

Lourdes Uquillas

(c) Agencia EFE