La nueva responsable de la salud británica capea los comentarios sobre su peso y pone el foco en lo importante

·3 min de lectura

La nueva secretaria de Salud de Reino Unido, Therese Coffey, tuvo que enfrentarse este miércoles a una pregunta en la que le sugirieron perder peso y le recordaron su afición por los puros. Ella ha reconocido que puede no ser un modelo a seguir, pero que su intención es centrarse en los pacientes y eso es lo que hará. Por delante tiene la complicada tarea de revitalizar un sistema sanitario herido antes de la pandemia y que solo ha ido a peor.

Therese Coffey, nueva secretaria de Salud británica, ha reconocido que igual no es el mejor modelo a seguir, pero que su atención se centra en los pacientes. (Foto: AP/Frank Augstein)
Therese Coffey, nueva secretaria de Salud británica, ha reconocido que igual no es el mejor modelo a seguir, pero que su atención se centra en los pacientes. (Foto: AP/Frank Augstein)

Considerada una de las mujeres de confianza de la Primera Ministra británica, Liz Truss, Coffey acudió a una entrevista en LBC con motivo de su reciente nombramiento al frente de la cartera de Salud tras la remodelación del Gobierno por la marcha de Boris Johnson. En el transcurso de la conversación con el conductor de la misma, Nick Ferrrari, este le planteó la cuestión a raíz de los comentarios recibidos de que si “como alguien a quien le gusta un cigarro, disfruta de una copa, y seamos sinceros, usted y yo posiblemente podríamos perder una libra o dos” le parecía que era “la persona adecuada para el trabajo”.

Las alusiones al cigarro y la copa están relacionadas con una foto publicada en 2015 por una revista en la que aparecía con un puro en la boca y una copa de champán en una mano y que ahora hay quien está volviendo a compartir tras su nombramiento.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

Ante esta cuestión, que alude directamente tanto a su apariencia como a sus hábitos de vida, Coffey comenzó respondiendo que su atención está centrada en el paciente, en el trato y la atención que recibe en la sanidad pública (el NHS). También añadió que si bien puede no ser un modelo a seguir (a lo que Ferrari se sumó), “estoy segura de que el Director Médico y otros seguirán siendo modelos a seguir en ese sentido y yo también lo haré lo mejor que pueda”.

Pero su respuesta no acabó ahí, ya que la nueva Ministra de Salud quiso recalcar que más allá de los comentarios sobre su físico o su condición de exfumadora, “en un asunto más serio", también ha sido paciente del NHS” y ha vivido algunas experiencias como tal que podrían haber sido mejores. Y eso es lo que quiere cambiar y en lo que trabajará, en revivir un sistema de sanidad pública que ya estaba dañado antes de la pandemia y que solo ha ido a peor. El plan de mejora de Coffey pasa por tomar medidas e introducir mejoras y hacerlo rápido.

El pasado mes de julio, la BBC publicada una artículo en el que se daba el dato de que el NHS atraviesa una crisis de empleo. El déficit de profesionales se cifró entonces en 62.000 puestos por cubrir en todo el país. Las cifras, que provenían de un informe de los parlamentarios, iban acompañadas del hecho de que muchos médicos, enfermeros y matronas han renunciado a sus puestos sin que se les sustituya. Entre las razones que llevan a estas renuncias, la BBC señalaba las condiciones laborales, el salario y la presión a la que se encuentran sometidos. Una carencia de profesionales que repercute en la calidad de la atención a los pacientes.

EN VÍDEO | Liz Truss nombra un gabinete de fieles