Texas: La policía de Uvalde, bajo cuestionamiento tras el tiroteo masivo que dejó 21 víctimas

·5 min de lectura

La policía de Uvalde (Texas) fue criticada este jueves por tardar demasiado en acudir a la escuela donde un joven de 18 años mató a 19 niños y dos profesoras. El presidente estadounidense, Joe Biden, visitará la escuela el domingo para "compartir el dolor de la comunidad" de este pequeño pueblo del sur texano, sacudido por una de las peores masacres con armas de fuego en la historia del país.

La policía de Uvalde fue criticada este jueves en Texas por tardar demasiado en acudir a la escuela de la localidad del sur del estado donde un joven de 18 años mató a 19 niños y dos profesoras el martes.

En una rueda de prensa, un funcionario de las fuerzas del orden, acusado de pasividad, se enfrentó a un aluvión de preguntas de la prensa, sin responder a muchas de ellas sobre el curso exacto del asesinato.

La Casa Blanca anunció que el presidente Joe Biden y su esposa viajarán el domingo al lugar de los hechos para "compartir el dolor de la comunidad" de este pequeño pueblo de Texas sacudido por una de las peores masacres con armas de fuego de los últimos años en el país.

Según un video y numerosos relatos de testigos presenciales, los padres esperaron fuera del colegio, durante lo que dijeron fue una eternidad, sin que la policía interviniera, mientras el joven autor de la matanza, Salvador Ramos, llevaba a cabo su masacre en un aula.

"Alrededor de una hora" después de que entrara en la escuela, llegaron unidades de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, "entraron en la escuela y mataron al sospechoso", dijo en la rueda de prensa Víctor Escalón, director regional del Departamento de Seguridad Estatal de Texas.

Ante una gran cantidad de periodistas y el dolor de las familias, reiteró que había "mucha información, muchos puntos cambiantes" en la investigación. "Lleva días, lleva horas, lleva tiempo", añadió.

Antes de entrar, dijo Víctor Escalón, disparó contra la escuela. "Cuatro minutos después", los primeros agentes de la policía local llegaron al lugar. "Oyen los disparos, reciben las balas, se retiran y se ponen a cubierto", dijo este jueves el funcionario policial.

Eran las 11:40 de la mañana (hora local) del martes en ese momento, y Salvador Ramos estaba dentro de la Escuela Primaria Robb.

La indignación se mezcla con la ira

Fue entonces cuando los padres empezaron a llegar a la puerta de la escuela. En un video publicado en las redes sociales y obtenido por 'Storyful', se puede ver a los padres frustrados instando a la policía a entrar en la escuela en el momento del incidente. Las imágenes también muestran a un agente de policía empujando sin miramientos a una de las personas que salían del colegio.

Daniel Myers, un pastor de 72 años, había llegado con su esposa Matilda al exterior de la escuela unos 30 minutos después de que el tirador entrara en ella. Los padres que se encontraban en el lugar "estaban listos para irse a casa". Uno de los familiares dijo: "Yo fui militar, dame un arma y me iré". No voy a dudar. Voy a ir", dijo a la agencia AFP.

"Así que durante este tiempo", dijo Víctor Escalón en una rueda de prensa, los policías, alcanzados por los disparos, "están evacuando al personal, a los alumnos, a los profesores... Están pasando muchas cosas, es complejo". Luego, una hora después, llegó la policía especializada y mató al joven que había iniciado la masacre.

El agresor podía ser "agresivo", según su madre

Además de los 21 muertos, 17 personas resultaron heridas, entre ellas tres policías. Eulalio Díaz, un funcionario local, se encargó de identificar los cuerpos hasta altas horas de la noche, según declaró al diario 'El Paso Times'. "Algunos de los niños estaban en mal estado", dijo.

La tragedia conmocionó a Uvalde, una ciudad predominantemente hispana de 16.000 habitantes situada a medio camino entre San Antonio y la frontera con México. La madre del tirador, Adriana Reyes, declaró a la misma emisora que su hijo no era "un monstruo", pero que podía ser "agresivo" en ocasiones.

En una conferencia de prensa el martes, el gobernador de Texas, Greg Abbott, reveló que el asesino disparó a su abuela de 66 años en la cara antes de ir a la escuela primaria Robb con un rifle semiautomático 'AR-15'.

Este jueves, el fabricante del arma anunció que no asistiría a una importante convención en Texas este fin de semana organizada por la Asociación Nacional del Rifle, el principal lobby de armas del país.

Capacitación de los estudiantes

Una de las profesoras del centro, que se encontraba en el colegio en ese momento, declaró al canal estadounidense 'ABC' que sus alumnos estaban viendo una película de Disney para celebrar el próximo fin de curso cuando sonaron los disparos.

Sus alumnos habían ensayado para una situación así, reuniéndose en silencio bajo su mesa. Estos simulacros se han convertido en la norma en los colegios de Estados Unidos, donde los tiroteos mortales se repiten año tras año.

Los sonidos de los disparos "eran muy fuertes", dijo a AFP Madison Saiz, una estudiante de ocho años de la escuela. "Cuando ocurrió, nuestro profesor nos dijo que nos pusiéramos en una esquina, y toda nuestra clase lo hizo".

En Estados Unidos, los tiroteos en las escuelas son una lacra recurrente que los sucesivos gobiernos han sido hasta ahora impotentes para frenar. El debate sobre la regulación de las armas en el país está prácticamente agotado, dada la falta de esperanza de que el Congreso apruebe una ambiciosa ley nacional sobre el tema.

El movimiento "March for our Lives", formado tras el tiroteo de Parkland, ha convocado una gran concentración el 11 de junio en Washington para pedir una regulación más estricta de las armas.

*Con AFP; adaptado de su versión en francés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente