Texas, Idaho y Tennessee aprueban restricciones que se acercan a la prohibición del aborto

·5 min de lectura

Tres estados de Estados Unidos se unen a los otros 13 que ya aplican leyes contra el aborto. Texas es uno de los más restrictivos impidiendo la interrupción del embarazo casi en su totalidad. En Idaho, un juez pausó la entrada en vigor de la ley de prohibición aduciendo que iba en contra de la constitución del estado y que no contempla salvar la vida de la madre cuando esté en riesgo. En Nashville, Tennessee, la única clínica que practicaba abortos se vio obligada a cerrar este jueves.

Los estados de Idaho, Tennessee y Texas en Estados Unidos prohibieron esta semana casi en su totalidad los abortos, decisiones que llegan tras la anulación por parte del Tribunal Supremo del caso conocido como Roe vs. Wade el pasado 24 de junio.

Estos tres estados tenían aprobadas leyes “gatillo”, que implican que apenas se cayó la legislación del aborto a nivel nacional, ellos poseían normas prohibitivas de interrupción del embarazo. 13 estados comenzaron a aplicar estas leyes poco después de la decisión del Supremo, pero estos tres últimos, que se suman a la lista, tuvieron que esperar hasta este jueves cuando se cumplía el plazo de 30 días, para poder lanzar ellos mismos sus leyes restrictivas.

Dakota del Norte, otro de los que quiere aprobar leyes contra el aborto, debe esperar a que sea resuelta una demanda de una clínica abortista que aduce que la nueva decisión de prohibirlo va en contra de la constitución del estado.

Idaho, Tennessee y Texas ya contaban con leyes restrictivas al aborto, lo que supone que la nueva legislación que entra en vigor no implica un gran cambio. Muchas de las clínicas que ofrecían el servicio se han trasladado a otros estados donde aún es legal la interrupción del embarazo.

En Texas la mayoría de casos de aborto están prohibidos

En este estado, la mayoría de los abortos están prohibidos cuando se detectan latidos del corazón del feto, algo que puede ocurrir a tan solo seis semanas de embarazo, cuando uan gran parte de las mujeres aún no saben que están embarazadas. En Texas, esta ley lleva en vigor un año. Tampoco esta regulación incluye excepciones por violación e incesto.

El demócrata Beto O’Rourke, quien busca ser el próximo gobernador del estado, lanzó su campaña publicitaria contra el republicano Greg Abbott, quien firmó el estatuto. En el anuncio dice “a partir de este día, las mujeres de todo Texas no son libres de tomar decisiones sobre su propio cuerpo”.

En su cuenta de Twitter y en español, O’Rourke dijo: “Siempre lucharé por la libertad de las mujeres para tomar sus propias decisiones sobre su propio cuerpo, cuidado de salud, y futuro.”

Además, las nuevas normas contemplan castigos severos para aquellos que decidan practicar abortos en la clandestinidad. Los médicos que practiquen la interrupción del embarazo en Texas podrían enfrentar penas de cadena perpetua o multas de hasta 100.000 dólares.

En gobierno federal buscaba que los hospitales practicaran abortos cuando la vida de la madre estuviera en peligro, pero un juez detuvo este miércoles temporalmente su aplicación.

Idaho y Tennessee, una situación similar de restricción de derechos

El juez de distrito, B. Lynn Winmill, decidió frenar la prohibición del aborto en el estado de Idaho al aducir que violaba la ley federal en los casos que la vida de la madre estuviera en riesgo. Además, escribió acerca de las mujeres embarazadas y dijo que "no se puede imaginar la ansiedad y el miedo que experimentará si sus médicos se sienten coartados por una ley de Idaho que no les permite prestar la atención médica necesaria para preservar su salud y su vida".

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, en una declaración escrita dijo que "la decisión de hoy del Tribunal para el Distrito de Idaho garantiza que las mujeres del Estado puedan obtener el tratamiento médico de emergencia al que tienen derecho en virtud de la ley federal".

El Departamento de Justicia ha dicho que la Ley federal de Tratamiento Médico de Emergencia y Trabajo de Parto exige la atención del aborto en situaciones de urgencia.

Para Idaho, el aborto es delito en todas sus formas, pero los médicos pueden argumentar ante la corte que fueron realizados para salvar a la madre o en casos de violación e incesto.

La mayoría de los tipos de aborto en el estado quedaron prohibidos el 12 de agosto, cuando el Tribunal Supremo de Idaho permitió que entrara en vigor otra ley que dejaba a los familiares de las madres demandar a las clínicas que realizaran el procedimiento.

En Tennessee, contrario a lo ocurrido en Texas, dos de las seis clínicas que practican abortos continuaron en funcionamiento tras la anulación de Roe vs. Wade, pero al igual que en Texas existe una “ley de latidos” donde los médicos que incumplan podrán ser condenados por delitos graves y a pasar hasta 15 años en prisión.

En este estado, las pacientes que quieren practicarse un aborto deben esperar 48 horas para que los médicos puedan realizarles el procedimiento. En ese lapso de espera ha habido pacientes que inicialmente podían abortar pero que con el paso de las horas el ultrasonido arroja actividad cardíaca del feto.

Melissa Grant, directora de operaciones de Carafem, una clínica ubicada en la capital del estado, Nashville, el panorama es devastador "cuando nos damos cuenta de que tenemos que rechazar a alguien, ya sea en la primera o en la segunda visita, las conversaciones pueden ser muy emotivas, sobre todo por la ira, el miedo, la pena y, a veces, la incredulidad", dijo.

En Memphis, otra ciudad de Tennessee, en CHOICES: Memphis Center for Reproductive Health, la única clínica de abortos que opera desde 1974, ha rechazado a unas 100 pacientes en la segunda visita, ya que el corazón del feto comienza a latir.

Según Greer Donley, profesora adjunta de la Facultad de Derecho de la Universidad de Pittsburgh y experta en derecho del aborto, las sentencias contradictorias como las que se están presentando en Texas y Idaho se veían venir, y dijo que si se mantienen, el Tribunal Supremo de Estados Unidos podría sentirse presionado para intervenir.

Con AP y Reuters.