Un experto en diagnóstico médico nos cuenta por qué los tests de antígenos para el Covid-19 dan más falsos negativos

Mónica De Haro
·5 min de lectura

Los nuevos test de antígenos podrían provocar problemas añadidos en la lucha contra la Covid-19 derivados de falsos negativos. Nos lo explica el doctor Santiago Valor, experto en diagnóstico médico de los laboratorios SynLab

Aunque estos test rápidos ofrecen la posibilidad de realizar millones de pruebas en poco tiempo y retirar el virus de la circulación, pudiendo así bajar del 10 al 5 por ciento de positividad recomendado por la OMS, la problemática a la que nos enfrentamos es mucho más compleja. (Foto: Getty)
Aunque estos test rápidos ofrecen la posibilidad de realizar millones de pruebas en poco tiempo y retirar el virus de la circulación, pudiendo así bajar del 10 al 5 por ciento de positividad recomendado por la OMS, la problemática a la que nos enfrentamos es mucho más compleja. (Foto: Getty)

Desde el comienzo de la pandemia de Covid-19 se han desarrollado y utilizado tres tipos básicos de test de laboratorio. La PCR, que se sigue considerando la prueba más precisa de determinar si una persona es portadora de SARS-CoV-2, los test serológicos, a partir de una muestra de sangre, y los test de antígenos de diagnóstico rápido, que en 15 minutos te dicen si eres positivo o negativo.

Sin embargo, ninguno de estos métodos es perfecto. Todos tienen sus pros y sus contras, según nos explica el doctor Santiago Valor, analista clínico, especialista en genética molecular y director médico de Europa en los laboratorios SynLab.

Los test de antígeno miden la presencia o ausencia de las proteínas virales (antígenos) de este coronavirus, pero realmente solo funcionan bien en pacientes con altas cargas virales. Esto suele ocurrir aproximadamente entre 3-10 días después de la infección, es entonces cuando la persona es más contagiosa, aunque todavía puede ser poco sintomática.

“Todas las pruebas tiene una indicación y una utilidad determinada. Por ejemplo, los test de antígenos son aptos pacientes que se ha comprobado que son sintomáticos en un número determinado de días”, nos explica Dr. Valor, analista clínico. “Esto ayudaría a clasificar pacientes y tomar decisiones, y también a comprobar negativos, pero no tienen la misma sensibilidad que otras pruebas”.

De hecho, los test de antígenos tienen una sensibilidad menor que las PCR, que en argot médico entran en la categoría de pruebas NAAT (pruebas de amplificación de ácidos nucleicos, entre las que se incluyen la RT-PCR, la TMA y la LAMP). Y al tener menos sensibilidad son mucho más propensos a dar resultados falsos negativos en individuos con menores cantidades de virus.

Es decir que casi siempre confirma el diagnóstico de Covid- 19 en las personas que tienen los primeros síntomas. Esto los hace poco fiables en individuos que se encuentren en los primeros días de la infección (del 0 al 3), también cuando han transcurrido más de 5 a 7 días tras el inicio de los síntomas y, sobre todo, en los individuos con un curso asintomático de la enfermedad.

Por su sensibilidad y especificidad, los test de antígenos se recomiendan para detectar casos en personas sospechosos, así como en sus contactos. Sin embargo, su eficacia es dudosa para cribados masivos en poblaciones con baja prevalencia de infecciones, donde podrían dar demasiados falsos positivos. (Foto: Getty)
Por su sensibilidad y especificidad, los test de antígenos se recomiendan para detectar casos en personas sospechosos, así como en sus contactos. Sin embargo, su eficacia es dudosa para cribados masivos en poblaciones con baja prevalencia de infecciones, donde podrían dar demasiados falsos positivos. (Foto: Getty)

“Si das positivo en un test rápido es muy probable que seas positivo (y se tomarán las debidas precauciones y restricciones), pero muchos de los negativos son positivos”, resume el Dr. Valor. Y, ¿qué hace la gente cuando da negativo? Casi siempre suele relajar las medidas de seguridad. Por tanto, “estos diagnósticos incorrectos hacen que la enfermedad se extienda y que los casos se multipliquen”, aclara el Dr. Valor.

Por eso, no ha dudado en lanzar mensajes directos y rotundos a través de sus redes, afirmando que utilizar test de antígeno en población general no tiene evidencia alguna” y que asumir que test de antígeno y PCR tienen igual valor predictivo es un suicidio”.

Otra cuestión a valorar es que aunque los test rápidos tienen la ventaja de que el resultado está disponible en pocos minutos en lugar de horas, y pueden realizarse casi en cualquier lugar, por ejemplo, junto a la cama del paciente, en un lugar público o en un entorno empresarial, las muestras se toman mediante hisopos (bastoncillos) y, por lo tanto, deben ser tomadas por profesionales expertos y con medidas de protección”. Por lo que no se recomienda hacerlas en casa o en los colegios.

Y para salir de dudas, los resultados negativos deben ser tratados con precaución y debe considerarse la opción de la confirmación mediante una segunda prueba, idealmente NAAT (RT-PCR, TMA o LAMP).

También es importante aclarar que un resultado positivo de PCR indica que el genoma del virus está presente (es positivo), aunque no puede determinar si la persona es contagiosa o no con total seguridad. O lo que es lo mismo, dar positivo en PCR no implica siempre que el virus esté activo y sea infectivo: “podemos detectar su genoma o sus proteínas, pero que el virus no esté completo, solo sean restos”.

En cuanto a los test serológicos, que detectan la presencia de anticuerpos (respuesta inmunológica específica) contra las proteínas antigénicas del SARS-CoV-2 en una muestra de sangre, un resultado positivo indica que la persona ha estado expuesta al SARS-CoV-2 en el pasado, pero da poca o ninguna información sobre el estado actual de su infección.

Más historias que podrían interesarte:

Qué ocurre si contraes la Covid-19 y la gripe al mismo tiempo

Los pasos a seguir una vez te dan el alta tras un ingreso por Covid-19

La prueba aprobada por la FDA para identificar el COVID-19 y otros test para diagnosticarlo