Testimonio de un habitante de Cusco: 'El Estado emplea el término terrorista indiscriminadamente'

© Martin Mejia/AP

Se cumplen cinco días del paro convocado por organizaciones sociales, sindicales e indígenas que exigen la renuncia de la presidenta Dina Boluarte. El número de muertos asciende a medio centenar, una cifra que podría aumentar dada la fuerza desproporcionada usada por la policía para contener las protestas. Siete de las 25 regiones del país, incluida Lima, han sido declaradas en estado de emergencia, entre ellas Cusco. Testimonio de Alain, profesor y agricultor de esa región.

RFI: ¿Cómo ha amanecido esa región de Perú hoy lunes 23 de enero?

Alain: Hoy estamos en unas aguas calmas, provisorias. Los fines de semana se establecen algunas treguas para que podamos ir a abastecernos, llevar nuestros productos, intercambiar. Hoy en día el intercambio de productos es también una de las herramientas principales sobre las cuales sobrevive el pueblo cusqueño en el campo. El mercado está bloqueado y la tensión está bastante fuerte. Hoy se espera que se retomen nuevamente las manifestaciones con fuerza y la represión está también preparada para contener cualquier desmán.

Hay mucha tensión de parte de la población, sobre todo rural.

RFI: Estamos en el quinto día del paro general iniciado el pasado 19 de enero. Recientemente, el gobierno de Perú, dirigido por Dina Boluarte, decidió prolongar por 30 días, en la capital Lima y en las regiones de Cusco, Callao y Puno, el estado de emergencia. ¿Qué consecuencias tiene concretamente eso? ¿Qué significa el estado de emergencia para ustedes?

El estado de emergencia significa ausencia de garantías civiles para la población.


Leer más sobre RFI Español