Testigo protegido en caso Polop: El sucesor del alcalde me encargó el crimen

El exconcejal de Urbanismo de Polop (Alicante), el popular Juan Cano, durante su declaración en la segunda sesión del juicio contra siete personas por el asesinato del alcalde Alejandro Ponsoda en 2007. EFE/Morell

Alicante, 16 ene (EFE).- El testigo protegido del juicio por el crimen a tiros del alcalde de Polop (Alicante) Alejandro Ponsoda, del PP, ha afirmado que el sucesor de este en la alcaldía, el también popular Juan Cano, le encargó el asesinato, un tiempo antes de que ocurriera a manos de otros.

Así lo ha asegurado el testigo protegido que involucra a los siete acusados, entre ellos Juan Cano, en la tercera sesión del juicio con jurado popular que se sigue en la Audiencia Provincial de Alicante por el crimen, donde ha estado separado de los acusados por dos biombos.

Ha apuntado que la reunión tuvo lugar en uno de los reservados del club de alterne Mesalina, donde ha dicho que trabajaba de portero por 70 euros diarios, y ha añadido que también estaban el empresario del calzado Salvador Ros, el dueño del prostíbulo, Pedro Hermosilla; el gerente del establecimiento, Ariel Alberto Gatto, y una pareja más de los que no recuerda la identidad porque, además, no hablaron.

El testigo protegido ha relatado que contestó que "no estaba interesado" en materializar este encargo y ha aclarado que no fue por dinero, los 35.000 euros que le ofrecieron, sino porque quería abandonar el "inframundo" en el que vivía, con trabajos en clubes nocturnos de Benidorm y La Cala de Finestrat.

Ha indicado que Cano y las otras personas le preguntaron si sabía el procedimiento de efectuar el crimen y el pago, y ha continuado que lo explicó y que ofreció los nombres de dos amigos que también eran porteros de clubes de alterne, los acusados checos Radim Rakowski y Robert Franek, aunque ha insistido en que desconoce si estos realizaron finalmente el trabajo.

Ha manifestado que planteó los nombres de Radim y Robert porque, "aunque suene mal", eran sus amigos y les quería dar trabajo y los consiguientes ingresos.

Entre las personas que le encargaron el crimen estaba al que se le conocía en el club "el director", en referencia al empleo de Cano antes de ser concejal y alcalde como director de una oficina de la extinta Caja Mediterráneo (CAM) en Polop.

El testigo protegido ha asegurado que la ley de protección de la que disfruta no le ha beneficiado sino todo lo contrario, ya que su vida es un "caos" ya que en los últimos doce años ha tenido que cambiar ocho veces de domicilio y varias veces de ciudad, hasta vivir actualmente en un destino que no ha querido concretar.

Ha relatado que vive bajo la protección de la Guardia Civil por las amenazas de muerte que tiene "de por vida" ("llevo una diana a la espalda"), y ha agregado que hace años le intentaron sobornar por una cantidad indeterminada de dinero, lo que rechazó.

La declaración de este testigo protegido es crucial en el caso porque su testimonio incriminó a Cano y al resto de acusados, para los que se pide 25 años de cárcel en el caso del político, del empresario y los responsables del club de alterne, mientras que para los tres supuestos sicarios (los dos checos y Raúl Montero) la petición es de 27 por sumar la tenencia de armas.