Una turista italiana denuncia lo visto al hacerse el test para volver de Formentera

·2 min de lectura

La denuncia, lanzada a través del diario La Repubblica, que ha publicado tanto el testimonio como el vídeo facilitado por esta turista, afecta a una clínica de Es Pujols (Formentera) donde de realizan pruebas de detección del coronavirus. La mujer, quien ha preferido no desvelar su identidad, cuenta la falta de “normas de higiene y seguridad” que vivió durante su paso por la consulta.

Una turista italiana denuncia las supuestas irregularidades cuando fue a hacerse una prueba de detección del coronavirus. (Foto: Getty Images)
Una turista italiana denuncia las supuestas irregularidades cuando fue a hacerse una prueba de detección del coronavirus. (Foto: Getty Images)

En el vídeo lo que se aprecia el proceso seguido por la persona encargada de hacer las pruebas. Así, vestido con bata blanca y guantes, se le ve manipular el hisopo para tomar la muestra y el móvil para hacer una foto de la documentación de la persona que se somete al test, pero también para hablar a través de él. En cuanto al sonido, se escucha al hombre explicar a los clientes que deben estarse quietos, que el resultado de la prueba se lo enviará por la noche por WhatsApp y que el precio de la misma son 40 euros.

El testimonio de esta turista italiana recogido por el citado medio, es que, “siendo obligatorio un test 48 ahora antes del regreso a Italia” acudieron a hacérselo a la clínica recomendada por su agencia de viajes. Pronto, en el hotel, continúa en su relato, “comenzaron a circular rumores según los cuales el médico que hacía estas pruebas no tomaba ninguna precaución”. 

Ella menciona que el uso de los mismos guantes con distintos pacientes, tocar el móvil, dinero y otros objetos. Pero lo que más le llamó la atención (y es algo por lo que se escucha preguntar en el vídeo pero a lo que el médico no da respuesta) es que “no tenía ningún reactivo para ver si, efectivamente, el tampón era positivo o negativo”.

El resultado de la prueba le llegó por WhatsApp, como le habían dicho, pero sin ningún tipo de recibo o factura del mismo. “Informamos de esto a nuestro asistente del operador turístico que, en mi opinión, no hizo nada. Además, no pasamos ningún control en el aeropuerto de España ni de Italia”, protesta esta ciudadana italiana.  

Esta, como recuerda El Diario de Mallorca, no es la primera denuncia en este sentido ni la primera polémica sobre las pruebas para detectar el COVID en las islas. El pasado mes de abril, un reportaje en la cadena de televisión RTL destapaba el supuesto fraude perpetrado por un médico alemán residente en Mallorca. Le acusaban de expedir certificados con un resultado negativo en coronavirus a compatriotas sin hacerles ninguna prueba que lo confirmase por 80 euros.

EN VÍDEO | Matteo Salvini avergüenza al mundo con el uso bochornoso de su mascarilla

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente