Las terapias con drogas psicodélicas funcionan mejor con música

·2 min de lectura

Cada vez es más común oir hablar del uso de "setas mágicas" para tratar la depresión. Porque ciertos compuestos "psicodélicos" tienen un uso muy claro a la hora de tratar problemas mentales. Y si hay algo que asociamos con el consumo de estas drogas psicodélicas, esa es la música.

Pero ¿qué pasa cuando la psilobicina, el compuesto bioquímico que "coloca" de las setas alucinógenas, se usa como medicamento? Porque obviamente, la dosis no es la misma. La idea no es "colocar" a los pacientes y que "flipen". La idea es utilizar las características de estos compuestos para tratar una dolencia.

Pues resulta que cuando las drogas psicodélicas se usan como medicamento, la música también tiene un efecto en cómo funciona. Esto es algo bien sabido, y de hecho en 2020 se publicó una revisión de trabajos científicos para confirmar esta idea. La música ayuda a que la psilobicina funcione mejor, pero ¿cómo?

Eso es lo que se explica en un estudio reciente. Un trabajo, importante decirlo, que aún tiene que pasar por el proceso de revisión por pares, pero que ha sido presentado en un congreso científico. No tiene el mismo respaldo que un paper, pero no es una mera idea.

Bien, pues lo que han descubierto los investigadores es muy interesante. Resulta que consumir psilobicina y escuchar música ayuda a que la música se perciba de manera más intensa. Ojo, que es importante resaltarlo: sin que la psilobicina sobrepase la dosis terapeútica y se llegue al "colocón", la música se percibe de manera más intensa.

Y se percibe así porque se establece un vínculo emocional con la música mucho más poderoso. La respuesta emocional de los pacientes era mucho mayor después de consumir psilobicina en dosis terapéuticas que antes de hacerlo.

Pero lo interesante no es eso, si no lo que significa de cara a posibles tratamientos. Lo que han encontrado es que la música, cuando se escucha siendo tratado con psilobicina, genera una respuesta emocional mayor, respuesta emocional que se puede usar para tratar otros síntomas de la depresión y mejorar la terapia que reciben los pacientes.

Existen, eso sí, posibles efectos secundarios. Uno muy claro es pasarse de dosis, obviamente. Porque lo que se busca no es generar una respuesta recreativa, un "colocón", y si se llega a ese punto, los beneficios de cara a la terapia se pierden. Pero otro muy interesante es que en algunos pacientes puede aparecer sinestesia, que es el nombre que recibe la percepción cruzada de los sentidos: saborear colores, ver sonidos... En caso de aparecer sinestesia, de nuevo, los beneficios se perderían al distraer al paciente del objetivo de la terapia.

En cualquier caso, este hallazgo lleva la idea de la musicoterapia a otro nivel.

Vídeo | Emociona a dos gansos tocando la armónica en el parque

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente