Las teorías de la conspiración contra Bill Gates están tan extendidas en EE.UU. que incluso ha tenido que salir a defenderse

Javier Taeño
·5 min de lectura

Desde hace varios años Bill Gates, fundador de Microsoft, ha alertado de los peligros de las pandemias en las sociedades. En una charla TED en 2015 ya señalaba que sería un “virus altamente contagioso en lugar de una guerra” el que podría matar a más de 10 millones de personas en el planeta. Durante mucho tiempo, él y su mujer han financiado numerosas campañas de salud en todo el mundo a través de su Fundación Bill y Melinda Gates.

La llegada del coronavirus ha hecho que el matrimonio redoble sus esfuerzos económicos y en el mes de febrero donó 100 millones de dólares para la investigación de vacunas. En junio además prometió otros 1.600 millones de dólares adicionales a la alianza de vacunas Gavi, una organización centrada en inmunizar a los niños.

Bill Gates, objetivo de los teorías de la conspiración. (Photo by Getty Images/Getty Images for All In WA)
Bill Gates, objetivo de los teorías de la conspiración. (Photo by Getty Images/Getty Images for All In WA)

Sin embargo, lejos de conseguir un reconocimiento global por estos esfuerzos por la salud, el millonario se ha convertido en el centro de las teorías de la conspiración hasta el punto que ha tenido que salir a defenderse.

Tanto es así que prácticamente uno de cada tres estadounidenses considera que Gates quiere usar una potencial vacuna contra el virus para implantar microchips en millones de personas y así controlar sus movimientos. Es lo que pensaba el 28% de los adultos estadounidenses a los que Yahoo News y YouGov ha consultado.

Lo cierto es que el magnate sí que financió un estudio en 2019 que se centró en la posibilidad de almacenar el historial de vacunación de un paciente en un patrón de tinta. Sería invisible a simple vista y se administraría por debajo de la piel al mismo tiempo que la vacuna, según refleja BBC.

No es la única acusación que ha recibido el estadounidense porque también se le ha relacionado con otras teorías conspirativas como que ha probado vacunas en África e India causando miles de muertes, que está vinculado con el Partido Comunista chino, o que él es el creador del coronavirus.

Soflamas lanzadas sin ningún tipo de prueba que han ido creciendo durante los meses de la pandemia al calor de las redes sociales. Los datos muestran que desde el brote de coronavirus ha habido unas 7 millones de páginas webs y canales en redes sociales en contra de la vacunación contra el virus procedente de Wuhan. Solo en Estados Unidos y Reino Unido estas noticias falsas han alcanzado a 57 millones de personas.

Precisamente una de las conclusiones de un estudio de YouGov es que aquellas personas que decían que confiaban más en las redes sociales que en los medios tradicionales para informarse eran mucho más propensas a estar en contra de la vacunación.

Según el Centro para Contrarrestar el Odio Digital, los cambios de opinión de la comunidad científica durante la evolución de la pandemia unidos a las políticas débiles de Facebook, YouTube y Twitter en el control de las teorías antivacunas han provocado que los teóricos de la conspiración difundan sus bulos durante los últimos meses.

El hecho de que Gates se haya convertido durante en los últimos años en la cara visible de la salud pública, alertando sobre los riesgos y financiando programas sanitarios en todo el mundo, le ha convertido en el objetivo de estas teorías de la conspiración, que crecen sin cesar en Internet.

Protesta en Ucrania contra la pandemia y contra Bill Gates. (Photo by Pavlo Gonchar/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Protesta en Ucrania contra la pandemia y contra Bill Gates. (Photo by Pavlo Gonchar/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Los expertos señalan que en un momento como este, de tanta incertidumbre y donde el número de contagios aumenta sin parar, estos mensajes calan mucho más en la población.

Igual que durante varios años el foco de los ataques fue George Soros, al que se le acusaba de estar detrás de movimientos como la inmigración, el feminismo, o el independentismo, ahora el turno es para el fundador de Microsoft.

Lo cierto es que para que una teoría conspirativa prolifere hoy en día lo único que hace falta es que sea repetida y amplificada hasta la extenuación. Suelen tener como protagonistas a personas ricas y famosas. Con unos estándares limitados en redes sociales en el control de las noticias falsas, estos bulos crecen rápidamente hasta hacerse virales.

Su defensa

Pese a que no existe ninguna evidencia científica sobre estas acusaciones, Bill Gates ha decidido salir a defenderse en una entrevista en CBS News. Normalmente estas teorías conspirativas suelen desaparecer rápidamente, pero la persistencia del coronavirus y el elevado número de casos en Estados Unidos (más de 4 millones) están haciendo que se mantengan.

“Necesitamos dar a conocer la verdad”. Espero que esta teoría desaparezca a medida que la gente vaya conociendo los hechos”, manifestó en relación a las acusaciones de querer implantar un microchip.

Protesta contra Soros en Argentina. (Photo by ALEJANDRO PAGNI/AFP via Getty Images)
Protesta contra Soros en Argentina. (Photo by ALEJANDRO PAGNI/AFP via Getty Images)

En lo que respecta a la vacuna habló de la importancia que tiene para poder dejar atrás el coronavirus. “Queremos asegurarnos de que no haya personas muriendo solo porque no tienen acceso a la vacuna. Obtendremos un buen trato con la vacuna y necesitaremos que el mundo consiga un buen trato con ella. Muchas de las compañías se han comprometido a eso”.

También mostró su preocupación por la seguridad de la misma, ya que cree que el proceso no va a ser rápido, ya que probablemente serán necesarias dos dosis en lugar de una para poder inmunizarse contra el virus. “Nunca en el planeta hemos fabricado una vacuna de este tipo ni en esta escala. Así que no es un proceso rápido”, concluyó.

Más historias que te pueden interesar: