Por muy tentador que sea, deberías dejar de posponer la alarma del despertador

(Photo: DuKai photographer via Getty Images)
(Photo: DuKai photographer via Getty Images)

(Photo: DuKai photographer via Getty Images)

Si eres de los que salta de la cama según suena el despertador o, incluso, de los que abre el ojo antes de la alarma, enhorabuena. Si eres como la mayoría de los mortales, a los que desperezarse y comenzar el día, sobre todo si toca madrugar entre semana, les cuesta bastante, seguro que más de una vez has apretado el botón de posponer la alarma para remolonear esos “cinco minutitos más”.

De hecho, según una estadística, el 66 % de los españoles retrasa 10 minutos el despertador los lunes.

Aunque a veces sea un placer, no es la mejor práctica para nuestra salud. Para algunos expertos, el problema no está en atrasar la alarma para reposar un poco más, sino “en los problemas de sueño que arrastramos, que hacen que nos cueste más levantarnos por la mañana”, según recuerda un artículo de Xataka, que recalca que apretar el snooze es una “pésima” idea.

Como explicó al HuffPostel experto en sueño Martin Seeley,“con 5 o 10 minutos, el cuerpo solo tiene tiempo de entrar en la fase de ‘sueño ligero’ antes de llegar a la fase de sueño profundo, también conocida como REM”.

“Por lo tanto, el cuerpo se pone en modo de lucha o huida, lo que aumenta la tensión sanguínea y el ritmo cardíaco al despertar. Esto hace que te sientas estresado nada más empezar tu día”, agregó. Es decir, algo nada recomendable.

En otra entrevista en El HuffPost, la experta en sueño Nuria Roure dio otra clave que ella misma aplica para empezar el día con buen pie y mejorar la higiene del sueño.

“Me despierto con el móvil y siempre lo dejo en la habitación contigua. Entonces lo que me hace es que cuando me levanto por la mañana para apagarlo, ya me quito esa cosita de ’ay, me volvería a dormir”, contó.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR