"Las tensiones entre China y Taiwán son máximas y van a durar"

·3 min de lectura

China responde tras la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, a Taipéi, capital de Taiwán.

Este jueves 4 de agosto, China ha iniciado maniobras militares selectivas frente a las costas de Taiwán, que considera parte integrante de su territorio. Está previsto que estas maniobras duren hasta el domingo 7 de agosto.

Para el Ministerio de Asuntos Exteriores chino, se trata de “una medida necesaria y legítima para responder a las graves provocaciones de ciertos políticos estadounidenses y de los independentistas taiwaneses”. Las maniobras, a solo 20 kilómetros de la costa de Taiwán, permitirán “defender con firmeza nuestra soberanía nacional e integridad territorial”, comenta el ministerio. “Estados Unidos es quien provoca. China es la víctima”.

China ha anunciado “maniobras navales y aéreas conjuntas en los espacios marítimos y aéreos del norte, suroeste y sureste” de la isla. También están previstos “disparos con munición real de largo alcance” en el estrecho de Taiwán, que lo separa del continente.

Demostración de fuerza de Pekín

“El Ejército Popular de Liberación (EPL) llevará a cabo importantes maniobras militares y actividades de entrenamiento, incluyendo simulacros con fuego real en seis áreas alrededor de la isla de Taiwán (...) desde el mediodía del jueves hasta el mediodía del domingo”, ha detallado el periódico nacionalista Global Times.

Estas zonas se encuentran en su mayoría en el lado taiwanés de la frontera informal entre los dos países. Pekín, que no reconoce la independencia de Taiwán, tampoco reconoce esta frontera.

Para Marc Julienne, responsable de las actividades sobre China en el Instituto Francés de Relaciones Internacionales, “se trata de un episodio sin precedentes. China está aún más cerca de Taiwán que durante los ataques con misiles en la crisis de 1996”, cuando se produjo la primera elección presidencial directa de la isla.

¿Un misil sobre Taiwán?

Sin embargo, señala el investigador, los chinos “han sido muy poco precisos sobre la naturaleza de las maniobras”. Además de los anuncios anteriores, Marc Julienne también prevé “el disparo de misiles balísticos de corto alcance a pocos kilómetros de la costa, para demostrarles que los tienen a su alcance. Otro movimiento fuerte sería disparar un misil hipersónico DF-17″, que forma parte del arsenal chino desde 2019.

Otra maniobra esperada, pero que Pekín nunca ha puesto en práctica antes, es lanzar un misil desde el continente que caiga en el Pacífico, al este de la isla. “El misil pasaría por encima de Taiwán, lo que no tendría precedentes”, dice Marc Julienne. Y el investigador está preocupado: “Las tensiones son máximas y van a durar. El riesgo de un desliz, de un accidente, de un error de cálculo, es inevitable” y las consecuencias podrían ser dramáticas.

Taiwán teme por su seguridad y denuncia las “maniobras de China que invaden las aguas territoriales de la isla”. 27 aviones chinos han entrado en la zona de identificación de defensa aérea de la isla (más amplia que el espacio aéreo) como advertencia, según el Ministerio de Defensa de Taiwán. “Ante el aumento deliberado de amenazas militares, Taiwán no retrocederá”, advirtió la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Francia y ha sido traducido del francés por Daniel Templeman Sauco.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente