Tensión diplomática entre Francia e Italia por la política migratoria de Meloni

230 personas llegaron al sur de Francia el viernes tras ser rescatadas en el mediterráneo por el barco de restate Ocean Viking tratando de llegar a Europa. Italia negó a la embarcación la entrada a sus puertos. El mismo viernes fueron llevadas en autobús a la ciudad de Gien, también en Fracia. Es el primer paso de un proceso que determinará si tienen o no derecho de asilo como refugiados.

"De momento, todos han pedido asilo, así que se entrevistarán con las autoridades de seguridad para asegurarse de que no representan ningún riesgo para la seguridad y, después, se entrevistarán con la OFPRA (la oficina pública francesa para los refugiados) para saber si su petición de asilo está justificada o no", explicaba Eric Jalon, jefe de migración del Ministerio del Interior de Francia.

Entre los pasajeros procedentes de Eritrea, Egipto, Siria, Bangladesh, Pakistán y otras naciones hay 57 niños, según el grupo de rescate europeo SOS Mediterranee. El pasajero más joven es un niño de 3 años y más de 40 son menores no acompañados.

La negativa de Italia de dejar desembarcar al Ocean Viking, y su política migratoria ha abierto una crisis diplomática con Francia, que ha decido controlar las fronteras internas con su vecino del sur.