Así se las ingenian los tenistas en cuarentena del Open de Australia para entrenar en sus habitaciones

TresB
·4 min de lectura

Debido a la pandemia del coronavirus, el Open de Australia retrasó tres semanas su inicio esta temporada y preparó un plan especial para evitar que se produjeran contagios durante la disputa del torneo. Sin embargo, los problemas han comenzado antes de que comience a celebrarse. Varios de los vuelos que llevaban a los tenistas a Melbourne aterrizaron con casos de Covid-19.

El estado de Victoria, donde se encuentra Melbourne, obligó a todos los pasajeros de esos vuelos a mantener una cuarentena estricta en habitaciones de hotel, por lo que los jugadores no pueden salir ni siquiera para entrenarse. Más de 70 tenistas permanecen confinados y se las están ingeniando como buenamente pueden para no perder la forma antes del inicio del torneo.

La suiza Belinda Bencic y el uruguayo Pablo Cuevas preparan el Open de Australia en las habitaciones en las que están confinados. (Foto: Twitter / @ / Instagram / @).
La suiza Belinda Bencic y el uruguayo Pablo Cuevas preparan el Open de Australia en las habitaciones en las que están confinados. (Foto: Twitter / @BelindaBencic / Instagram / @pablocuevas86).

En esta situación, la moqueta de sus habitaciones de hotel se ha convertido en la pista dura del Melbourne Park y los colchones, las paredes o las ventanas se utilizan como aparatos de entrenamiento. Así se las han ingeniado por ejemplo la kazaja Yulia Putintseva, la suiza Belinda Bencic, la británica Heather Watson o el uruguayo Pablo Cuevas.

Los españoles Carlos Alcaraz y Paula Badosa son dos de los jugadores que están obligados a pasar esta cuarentena estricta. Gracias a las redes sociales se las han apañado para compartir un entrenamiento.

Los jugadores se quejan de que las condiciones fueron modificadas de la noche a la mañana. Aseguran que les habían comunicado que la cuarentena se establecería por secciones y no para todos los ocupantes del avión. “No se pueden cambiar las reglas de un día para otro sin avisar. En el papeleo no ponía nada de eso”, declaró Badosa a ‘As’, que ha revelado que los jugadores están manteniendo diversas reuniones para encontrar una solución.

Entre los que también han tenido que tirar de ingenio para entrenar están el canadiense Denis Shapovalov, la polaca Iga Swiatek, la rusa Anastasia Potapova, la tunecina Ons Jabeur, la bielorrusa Aryna Sabalenka o la británica Johanna Konta.

En las reuniones ha surgido la propuesta de que se reduzca el confinamiento en caso de que los jugadores den tres veces negativo en sus pruebas PCR, aunque la decisión final corresponde al estado de Victoria, y han conseguido que se les facilite una bicicleta estática y kits TRX.

Además de la dificultad de seguir un entrenamiento adecuado para un Grand Slam, los jugadores en cuarentena se quejan de las condiciones que están sufriendo en sus hoteles. Pablo Carreño o Fabio Fognini han mostrado su indignación por la comida que les están dando y peor aún ha sido para Yulia Putintseva, que se encontró un ratón en su habitación y tardaron dos horas en resolver el cambio.

Los jugadores en cuarentena que no llegaron en vuelos con casos positivos pueden salir de sus habitaciones para entrenar en Melbourne Park, en el Centro Nacional de Tenis o en las canchas de Albert Reserve durante cinco horas al día. Su rutina y su situación, como se puede ver en este vídeo compartido por el ruso Daniil Medvedev, son bastante diferentes.

Varias estrellas del circuito, como Novak Djokovic, Rafa Nadal, Naomi Osaka o Serena Williams, viajaron a Adelaida, donde disputaran un torneo de exhibición antes del inicio del Open de Australia. Allí tienen acceso al gimnasio de un hotel y pueden ser acompañados a las sesiones de entrenamiento por todo su equipo, lo cual no ha gustado a los jugadores que se encuentran en Melbourne.

Más historias que te pueden interesar: