La tenacidad de los voluntarios de la ONG SOS Méditerranée

·1 min de lectura
© ARTE

Desde 2016, SOS Méditerranée salva a migrantes en peligro para compensar la inacción de los Estados europeos. En un momento en el que Europa delega en Turquía y Libia la gestión del flujo migratorio, solo estas entidades organizan operaciones de rescate en el mar. Las misiones son posibles gracias al compromiso de voluntarios de todo el mundo.

A sus 50 años, Rita embarca para su primera misión en el Ocean Viking, se encargará de la comunicación. Entra a la embarcación asegurando que en su país, Kenia, el mantra que más se repite es "Hakuna Matata", la famosa frase que popularizó Disney y que significa "todo va a estar bien".

Junto a ella, 31 personas de 18 nacionalidades distintas navegarán en el barco para llevar a cabo una ardua misión: salvar los migrantes que atraviesan el Mediterráneo en extremas condiciones. Entre ellos, Frédéric Penard, líder de operaciones.

"Debe haber una profunda humanidad en cada persona, es la motivación para subir al barco, para poder decir algo, poder decir que la vida no tiene precio, que la ayuda es un deber incondicional, que no debe pasar desapercibida", asegura Penard.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente