En temporada de huracanes y tifones, el Caribe y Japón sufren los estragos de la naturaleza

·5 min de lectura

Este domingo el ojo del huracán Fiona tocó tierra en el suroeste de Puerto Rico, con vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora, que causaron, entre muchos otros destrozos, un apagón general en toda la isla. Mientras tanto en Japón, el catalogado como supertifón Nanmadol, llegó al sur del país, con la amenaza de peligrosas inundaciones y el desbordamiento de algunos ríos.

Según informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), la tormenta Fiona se convirtió en huracán antes de llegar a costas puertorriqueñas. El ojo del huracán del tercer ciclón de la temporada Atlántica tocó tierra cerca de Puerto Tocón a las 15.20, hora local.

Según el NHC, Fiona es un huracán categoría 1 de 5 en la escala Saffir-Simpson y podría causar severas inundaciones a lo largo de la costa este y sur de Puerto Rico, así como en las islas Vieques y Culebra.

"Estas lluvias supondrán un riesgo extremo de inundación potencialmente mortal, especialmente en las partes sur y este de la isla", indicó el NHC, además de alertar sobre ”vientos muy peligrosos”.

La agencia tiene previsto que Fiona esté en República Dominicana el lunes y que luego avance hacia Bahamas y las islas Turcas y Caicos el martes.

En la temporada ciclónica de este año, que inició el 1 de junio y termina el 30 de noviembre, se han formado los huracanes Danielle, Earl y Fiona y las tormentas tropicales Alex, Bonnie y Colin.

Entre tanto, el NHC eliminó el aviso de huracán para las Islas Vírgenes estadounidenses.

Los primeros estragos de Fiona

A medida que el huracán se desplaza por la isla hacia el noroeste, más del 45% del país se encuentra sin servicio eléctrico, afectando a más de 665.000 clientes de un total de 1.4 millones, según informó LUMA Energy, empresa encargada de la transmisión y distribución de electricidad en Puerto Rico.

Además la empresa adelantó que el restablecimiento total del servicio "puede tardar varios días".

"Como resultado del mal tiempo, incluyendo los vientos de 130 Km/h del huracán Fiona, el sistema eléctrico ha sufrido varias interrupciones en las líneas de transmisión, las cuales contribuyeron a un apagón en toda la isla", informó en Twitter LUMA.

La red eléctrica de Puerto Rico sufre constantes alteraciones, especialmente luego del paso del huracán María de categoría 5, que devastó la isla hace cinco años y arrasó la mayoría de su red eléctrica, causando un corte prolongado durante meses.

De igual manera, en abril de este año, Puerto Rico experimentó un apagón general durante varios días debido al incendio de una central.

Los puertorriqueños buscan refugio

Las autoridades informaron que han instalado 98 refugios en casi todos los municipios en la isla y que tienen la capacidad para atender hasta 75.000 personas mientras Fiona sigue su recorrido.

"Le pedimos a nuestro pueblo que se mantenga en su hogar y que busque refugio si está en áreas susceptibles a derrumbes o inundaciones", dijo el gobernador Pedro Pierluisi en rueda de prensa.

Pierluisi decretó el estado de emergencia estatal y solicitó la declaración de emergencia federal a Washington, la cual fue aprobada por el presidente Joe Biden este domingo.

El gobernador también anunció la cancelación de clases en las escuelas públicas el lunes y pidió a los puertorriqueños evitar salir a las calles y reducir los desplazamientos mientras Fiona se mantiene en la isla.

El huracán también afectó la operación de los aeropuertos de la isla, generando la cancelación de todos los vuelos, mientras los puertos marítimos se mantienen cerrados desde el sábado y hasta nuevo aviso.

República Dominicana, Bahamas e Islas Turcas y Caicos se preparan para la llegada del huracán

El Gobierno dominicano declaró el lunes como día no laborable y anunció la suspensión de las clases en todas las escuelas y universidades del país durante dos días mientras pasa la furia de Fiona.

Entretanto, Bahamas y las islas Turcas y Caicos emitieron una alerta de huracán para poner en marcha sus planes de evacuación, ya que según el NHC, la llegada de Fiona es “inevitable”.

"Por lo tanto, estamos pidiendo a los residentes de las áreas bajas que se preparen para las condiciones de huracán que se pronostica que ocurrirán alrededor del martes por la mañana", dijo Jeffrey Simmons, director interino del Departamento de Meteorología de Bahamas.

Japón siente los estragos del tifón Nanmadol

Al otro lado del mundo, en Japón, el poderoso tifón Nanmadol tocó tierra este domingo en la isla de Kyushu, al suroeste del país. Alrededor de 20.000 personas fueron evacuadas y se reportan cortes de electricidad a medida que aumenta el riesgo por el desbordamiento de ríos y canales, según informó la cadena de radiotelevisión pública NHK.

Previamente la Agencia Meteorológica de Japón (JMA) había catalogado a Nanmadol como “muy fuerte”, además de asegurar que se trata de un tifón con una furia “sin precedentes”. Se reportan vientos de unos 230 kilómetros por hora sobre Kagoshima, ciudad con unos 600.000 habitantes.

Esta es la primera vez que la JMA emite una alerta máxima para una de las cuatro islas principales del archipiélago, en la cual se mantienen fuertes vientos, precipitaciones y oleaje, que según la Agencia, no tienen precedente en Japón.

La JMA espera que Nanmadol recorra la isla de Kyushu, una de las más importantes del país, para luego pasar más debilitado por Tokio el martes, antes de terminar su recorrido por la isla, cuando llegue al océano el miércoles.

Las autoridades recomendaron a unos 7 millones de habitantes de distintas localidades de Kyushu que busquen sitios seguros, preferiblemente en lugares elevados y de construcción sólida o que acudan a centros de refugio si no tienen las condiciones óptimas para soportar el tifón.

Nanmadol es el tifón número 14 de esta temporada que finaliza en octubre y ya ha causado daños materiales en el sur de Kyushu.

Mientras tanto, tiendas de abastecimiento, escuelas y universidades de la zona permanecen cerradas y vuelos y viajes en tren han sido cancelados.

Con EFE y Reuters