El temor a más violencia marca la controvertida 'Marcha de las Banderas' en Jerusalén

·7 min de lectura

La movilización de ultranacionalistas religiosos supone para los israelíes el culmen de las celebraciones de su particular 'Día de Jerusalén'. Pero la marcha, que atraviesa el barrio musulmán en la Ciudad Vieja, es considerada una provocación por los palestinos y, hace un año, desembocó en la escalada bélica de once días entre Israel y Hamás, con consecuencias fatales para Gaza. Tras semanas de violencia y tensiones, la realización del desfile eleva la alerta de un nuevo estallido.

Israelíes y palestinos llevan días pensando en este domingo 29 de mayo. Los primeros con la expectativa de conmemorar su particular 'Día de Jerusalén'; los segundos conteniendo la respiración y mentalizándose para lo peor, especialmente en la Franja de Gaza –que aún recuerda y padece los bombardeos de Israel de hace un año–, pero también en la Ciudad Vieja jerosolimitana.

Allí –zona ocupada por Israel–, se espera que hasta 16.000 ultranacionalistas israelíes participen de eventos como bailes en la Puerta de Jaffa (una de las siete entradas abiertas de la Ciudad) y ondeen banderas con la estrella de David desde la Puerta de Damasco hasta el Muro de las Lamentaciones.

Por Damasco se accede a los barrios cristiano y musulmán, no al judío. El recorrido, a ojos israelíes, es el súmmum del festejo que consideran la reunificación de la "capital" Jerusalén tras la Guerra de los Seis Días, hace 55 años. Se trata de un desfile que anualmente convoca y recorre la extrema derecha israelí.

Pero para los palestinos, esta 'Marcha de las Banderas' que los atraviesa refuerza la ocupación cotidiana desde 1967; si son comerciantes o residentes, les obliga a cerrar sus tiendas y les niega caminar por las principales calles de la Ciudad amurallada; además de soportar el cántico de odio "muerte a los árabes".

Con el correr de los años esta agresión se ha ido adelantando a la fecha israelí sobre Jerusalén (se notifican mucho antes los ataques individuales y los actos racistas), engrosada por un incremento de la violencia, con consecuencias fatales como la 'Marcha de las Banderas' de 2021 que desembocó en una guerra desigual de once días entre Israel, Hamás y grupos afines al movimiento.

Aquel 'Día de Jerusalén' terminó con el sonar de las alarmas antiaéreas en la ciudad, algo que no sucedía desde 2014, mientras que por más de una semana el enclave de Gaza fue bombardeado por Israel, superior militarmente, no solo por sus armas sino por su escudo defensor Cúpula de Hierro.

Pese a los 260 palestinos muertos en la Franja, y los 13 fallecidos israelíes, y obviando las advertencias de una mayor escalada como la de entonces, el Ministerio de Seguridad Pública y el Comisionado de la Policía de Israel aprobaron todos los actos del 29 de mayo.

Lo que ha hecho que los pronunciamientos del grupo Hamás hayan aumentado y que en la víspera volviera a arengar a los palestinos para que se manifiesten en el "día de la ira por Jerusalén".

La Yihad Islámica fue más contundente: la marcha israelí "conducirá a una gran explosión en varios niveles (...) La resistencia siempre está completamente lista para librar confrontaciones para defender nuestro lugar sagrado".

El Gobierno israelí, aunque dividido, respalda la 'Marcha'

Así, desde hace días, la agenda política israelí también está centrada en la 'Marcha', aunque con opiniones encontradas entre los líderes de la divergente coalición gobernante, empatada en escaños con la oposición en el Parlamento (Knéset) y formada por ocho partidos de variadas tendencias políticas.

Según el diario 'The Times of Israel', frente al temor de que la movilización ultranacionalista genere una nueva ola de violencia, oficiales estadounidenses pidieron al Gobierno que desviara la ruta, una propuesta avalada por el ministro de Defensa, Benny Gantz, y el de Exteriores, Yair Lapid.

Sin embargo, el primer ministro Naftali Bennett y el ministro de Seguridad Pública, Omer Barlev, decidieron mantener el trayecto original, que va desde la Plaza Safra –sede de la Municipalidad de Jerusalén– hasta el Muro de las Lamentaciones.

De acuerdo al mandatario israelí, esta ruta ha sido la misma durante décadas y auguró que el evento se desarrollará de manera segura y ordenada. Además, defendió que, como es habitual, la marcha no llegará a la Explanada de las Mezquitas, lugar al que Hamás y la Autoridad Palestina han convocado a movilizarse el domingo para "frustrar los planes de la ocupación".

Si en privado pudo haber tenido reservas, en público Gantz defendió la realización de la marcha, un cambio de tono en relación con 2021, cuando pidió su cancelación debido a que consideraba que ponía en riesgo el orden público. Esta vez, el titular de Defensa defendió la "soberanía" para festejar "el tipo de marcha que queramos".

Entre las voces gubernamentales contrarias se alzaron dos integrantes del partido de izquierda Meretz. Una, Tamar Zandberg, ministra de Protección Ambiental, catalogó el recorrido de "acto de desafío" que pondrá "en peligro a todos". Otro, el viceministro de Economía, Yair Golan, aseguró que es una "decisión equivocada" permitir que el desfile atraviese la Puerta de Damasco. Ninguno rechazó el desfile, sino la ruta elegida.

Con las preocupaciones en el aire, el coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Medio Oriente, Tor Wennesland, instó a "todas las partes" a "ejercer la máxima moderación y tomar decisiones sabias para evitar otro conflicto violento que solo se cobrará más vidas".

Mensajes incendiarios, el escenario previo al desfile de ocupación

Si de apaciguar los ánimos se trata, hay decisiones que van en el sentido opuesto. Por caso, según recogen diversos medios locales, las fuerzas israelíes (IDF) permitirían que el parlamentario de ultraderecha Itamar Ben Gvir ingrese en la Explanada de las Mezquitas el domingo, previo al recorrido.

Este tipo de visitas de judíos a la Mezquita de Al-Aqsa, espacio reservado para el culto musulmán, causan rechazo entre los palestinos, más aún tratándose de una figura como Ben Gvir, un provocador reconocido, que en el pasado ha abogado por la "expulsión" de los árabes.

En contrapartida, según el 'Canal 13' local, la policía israelí ha advertido que la presencia de legisladores árabes en la Puerta de Damasco ante la 'Marcha de las Banderas' será considerado una "provocación" y no se les dejaría permanecer allí.

Y en esta línea, la emisora pública 'Kan' difundió que la policía no actuará contra individuos que entonen eslóganes racistas durante la movilización, pero sí intervendrá si los cánticos son grupales.

También, en los días previos, con la agenda pública colmada sobre el tema, algunos medios de comunicación en Israel han ejercido discursos incendiarios, alejados de los llamados a la "moderación".

En ese sentido, las redes sociales se hicieron eco de una serie de encuestas del 'Canal 12' israelí, en las que consultaban a sus televidentes sobre preguntas como "¿está de acuerdo con la afirmación 'muerte a los árabes'?" o "en una escala del 1 al 10, ¿coincide con la afirmación de que es hora de una segunda 'Nakba'?" –término con el que se refieren los palestinos a su 'catástrofe' o éxodo forzado de más de 700.000 palestinos tras la creación del Estado de Israel en 1948–.

Y mientras algunos parecen querer apagar el fuego con combustible, avanzan los preparativos para un eventual estallido. Ya el Ejército israelí afirma tener listas las baterías antiaéreas de la Cúpula de Hierro –su sistema defensivo– y habría desplegado 3.000 agentes. Por su parte, en Sderot, una ciudad conlindante a la Franja de Gaza, han preparado refugios móviles.

En tanto, la agencia Shehab, afiliada a Hamás, reportó que grupos palestinos hicieron pruebas con lanzamiento de misiles en el Mar Mediterráneo.

Si la chispa bélica vuelve a encenderse no será solo causa de esta jornada en Jerusalén, sino el cúmulo de seis atentados en zona israelí, irrupciones judías en la Mezquita de Al-Aqsa y la tensión habitual entre Israel y Hamás, que ya el pasado día de 10 de mayo se amenazaron con retórica belicista.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente