El TEDH falla que vestir con un mensaje yihadista no es libertad de expresión

·2 min de lectura

Estrasburgo (Francia), 2 sep (EFE).- El Tribunal Europeo de Derechos Humanos avaló este jueves la condena a un francés que regaló a su sobrino de tres años, que se llama Jihad (guerra santa en árabe), una camiseta que llevó a la guardería con el doble mensaje "Soy una bomba" y "Jihad, nacido el 11 de septiembre".

El Tribunal de Estrasburgo señala en su sentencia que el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos sobre la libertad de expresión "protege el discurso humorístico o las formas de expresión que cultivan el humor", incluidas la transgresión y la provocación.

Pero coincide con el Tribunal de Apelación de Nimes que condenó al demandante, en que el mensaje de la camiseta "no se podía entender como una broma, sino que reflejaba un deseo deliberado de promover actos criminales, presentándolos de manera favorable".

Así, estima que asociar el nombre del menor (Jihad) con el día y mes de su nacimiento (11 de septiembre, como el día de los atentados terroristas de 2001 en Estados Unidos) y con la palabra "bomba" fue un uso inequívoco de una "asociación deliberada de términos sobre la violencia masiva y los ataques deliberados a la vida".

El término "bomba" tiene en francés, como en otros idiomas, un carácter polisémico, ya que en sentido figurado se utiliza para referirse a alguien con capacidad de seducción.

En su sentencia, los jueces europeos hacen notar que "la naturaleza y dureza" de la condena "son elementos que hay que tener en cuenta cuando se trata de medir la proporcionalidad de una vulneración del derecho a la libertad expresión".

En este caso, al haber quedado en la práctica suspendida la pena de prisión que se le impuso, el Tribunal de Estrasburgo concluye que "la condena no fue desproporcionada en relación con el objetivo legítimo perseguido".

El demandante, nacido en 1983 y residente en Sorgues (sur de Francia), encargó la camiseta y se la regaló a su sobrino en su cumpleaños. El menor la llevó puesta a la guardería el 25 de septiembre de 2012.

La directora del centro informó a las autoridades y el hombre fue juzgado y condenado a dos meses de prisión exentos de cumplimiento y al pago de una multa de 4.000 euros. La madre del menor fue condenada a la mitad de la pena.

Se da la circunstancia de que seis meses antes de los hechos se produjeron una serie de atentados islamistas en Francia que ocasionaron siete muertos en Toulouse y Mountaban, en el sur de Francia. EFE

ja/ac/jac

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente