El teatro de Max Verstappen deja muy claro lo que nos espera

·3 min de lectura
Verstappen ha conseguido su segunda pole consecutiva en casa y esta vez muy pocas quinielas le daban como favorito (Photo by ANP via Getty Images)
Verstappen ha conseguido su segunda pole consecutiva en casa y esta vez muy pocas quinielas le daban como favorito (Photo by ANP via Getty Images)

Max Verstappen ha logrado en lo que va de temporada un total de cuatro poles. Pueden parecer pocas comparadas con las ocho victorias que le hacen líder indiscutible del Mundial, pero esta última cosechada en el Gran Premio de los Países Bajos es igual de reveladora y explica a la perfección su dominio aplastante. A pesar de correr en su casa, no se contaba con él y nos ha dejado claro que no podemos cometer ese error.

Si nos fijamos en sus sesiones de libres, era normal que optásemos por no darle muchas opciones, pero nos ha estado engañando hasta el momento de la verdad. En los libres 1 solo rodó siete vueltas y acabó penúltimo, en los libres 2 la cosa mejoró, pero se quedó a siete décimas en octavo puesto. Sergio Pérez estaba igual o peor para hacer más evidentes los problemas en Milton Keynes. Pero ya esperábamos una mejora en el sábado y en los Libres 3 Max ya se quedaba tercero a dos décimas de Leclerc, el gran favorito para la pole. El león acechaba y en la vuelta cronometrada más importante del fin de semana, ha conseguido ser 21 milésimas más rápido que el monegasco.

Porque la victoria que logró hace apenas siete días dejo el Mundial visto para sentencia. Con ocho carreras aún por disputarse, ya son 98 puntos los que separan a Verstappen frente a Charles, el que se colocaba como máximo aspirante a quitarle la corona conseguida en un 2021 ya para la historia. De hecho, antes del de Ferrari está Pérez con cinco puntos más pero no debemos pensar que se puede dar la ocasión de que el mexicano le discuta el campeonato. Ya por el propio nivel del ex de Racing Point y también porque el equipo sabe muy bien cuál es la apuesta ganadora dentro de su box. Con este contexto, ir a medio gas hasta que no sea estrictamente necesario es muy cómodo y si algo ha hecho el neerlandés a lo largo de su trayectoria es aprender a razonar y saber cuando es el momento de arriesgar.

Para la carrera del domingo Ferrari tiene opciones, bastantes teniendo en cuenta que se han quedado tanto Leclerc como Carlos Sainz a la estela con ni siquiera una décima de diferencia. Pero igualmente, en un circuito ratonero como lo es Zandvoort, muy parecido al Hungaroring, salir en la pole es clave y en Maranello lo veían muy cerca porque este fin de semana su peor pesadilla parecía más tranquila. Pero el correr ante tu afición da ese plus necesario, ese griterío cada vez que Verstappen pasa por delante otorga esas milésimas con las que se vuelven a batir a los italianos. Otro golpe en el corazón de Ferrari cuando se veían dominadores, y ya van muchos esta temporada.

Por lo tanto, es fácil pensar que esta será la tónica habitual en lo que queda de Mundial. Verstappen solo apretará cuando sea necesario. En 2021 quedó claro que si no tiene problemas es capaz de hacer segundo en el peor de los casos y en este 2022 va por el mismo camino. En la única carrera que no ha tenido problemas y no ha sido primero o segundo, fue en Mónaco. ¿Qué quedó? Tercero. Así es imposible que le recorten una distancia de casi cuatro carreras. Entonces, ¿para qué arriesgar más de la cuenta? Solo hace enseñar los colmillos a la hora de comer.

Otras historias que te pueden interesar:

VÍDEO: El piloto de la semana de F1 en Bélgica - Max Verstappen