Tatuajes inteligentes: cómo funciona la tecnología que hará que tengas un 'smartphone' en tu piel

Imagen de un tatuaje inteligente en el brazo de una mujer.
Imagen de un tatuaje inteligente en el brazo de una mujer.

La tecnología avanza imparable en todos los ámbitos, incluso en el de los tatuajes. Un elemento que hasta ahora había sido simplemente estético, podría tornarse en poco tiempo en funcional mediante los tatuajes inteligentes, diseñados para recopilar información directamente de la piel.

El portal especializado Computer Hoy recoge que muchos investigadores se encuentran esperanzados en que este tipo de tatuajes, también conocidos como tecnología vestible, puedan lograr recoger datos directamente del cuerpo de las personas y aplicarse a actividades cotidianas.

Los usos podrían ser muy variados. Desde el deporte, cuantificando la velocidad a la que una persona corre, hasta la sanidad, ayudando a los médicos a monitorizar el estado en tiempo real de los pacientes.

El problema: cada tatuaje solo tiene una función

Estos avances tecnológicos aún se encuentran en desarrollo. Más allá de su alto coste y su tiempo de fabricación, el ‘talón de Aquiles’ de estos circuitos adaptables a la piel es que son fijos, es decir, solo pueden utilizarse para una funcionalidad concreta.

En otras palabras, es un smartphone con una sola aplicación disponible. Si ello se une a su alto precio, resulta en que, por el momento, la utilización de la tecnología vestible por parte del gran público es inviable.

Con el objetivo de avanzar en su implantación general, un equipo de investigadores de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) ha propuesto que los circuitos se dividan en varios módulos de un único uso.

Por otro lado, en un estudio publicado por la Association for Computing Machinery, un equipo ha presentado un nuevo tipo de tatuajes inteligentes que recibe el nombre de SkinKit.

Computer Hoy explica que ese concepto de tecnología vestible se basa en un papel delgado y flexible a base de silicona que se adhiere directamente a la piel, por un lado, y a un conjunto de módulos de circuitos preprogramados por el otro. De esta forma, su diseño permite que el tatuaje no sea fijo, sino que se pueda retirarse y reutilizarse posteriormente.

Aún queda mucho por avanzar y por investigar, pero las imágenes futuristas de ciencia ficción en las que las personas portan chips y circuitos en sus brazos están cada vez más cerca de hacerse realidad.

VÍDEO: La reacción enternecedora de una abuela al ver que su nieto se ha tatuado su nombre

undefinedundefinedundefined