El fin de las tarjetas de crédito tal y como las conocemos

·4 min de lectura

La tarjeta de crédito y la de débito convirtieron el pago en una acción mucho más rápida, práctica y segura si necesidad de ir cargados de efectivo. La banda magnética, que incorpora los datos y la conexión directa con la cuenta bancaria, abrió un nuevo mundo de posibilidades y, aunque tardó en generalizarse, lleva décadas cumpliendo con su función. Sin embargo, este avance tecnológico tiene sus años contados, según el anuncio lanzado esta misma semana por Mastercard. La compañía ha comunicado que retirará progresivamente las bandas magnéticas de sus tarjetas con el objetivo de una desaparición completa para 2033.

MasterCard ha anunciado la eliminación de la banda magnética de sus tarjetas bancarias. (Foto: Getty Images)
MasterCard ha anunciado la eliminación de la banda magnética de sus tarjetas bancarias. (Foto: Getty Images)

Mastercard ha abierto el camino. Su plan es que todas las tarjetas emitidas desde 2024 ya no tendrán por qué llevar obligatoriamente esta banda magnética. Su nueva política en este sentido será introducida primero en Europa y comenzará a implantarse en Estados Unidos tres años más tarde, en 2027. La decisión, explican a través de un comunicado publicado en su web, se debe al cambio de modelo y de tendencia en los pagos con tarjeta por parte de los consumidores. También a los avances tecnológicos. Algo en lo que ha tenido que ver, en parte, la pandemia. 

Según ha explicado la propia compañía en un repaso por la vida de la banda magnética, esta cambió y revolucionó el mundo de las compras y los pagos. Fue introducida en el mercado en la década de los sesenta gracias a una tecnología desarrollada por IBM que ofrecía la posibilidad a los bancos de codificar la información de sus clientes en esta banda. Fue el primer escalón para lo que vino después: el chip. Cada uno de esos peldaños ha ido ofreciendo una mayor seguridad a los usuarios.

La historia de esta herramienta de pago cuenta que el ideólogo de este sistema fue el ingeniero de IBM Forrest Parry. Tenía la idea, pero no sabía muy bien cómo “combinar una tira de la cinta con una tarjeta de identidad de plástico para la CIA”. Cuando se lo comentó a su esposa, esta le “sugirió usar su plancha para derretir la tira en la placa” y funcionó. La primera tarjeta con chip se usó en Francia en los sesenta.

Su retirada ahora siete décadas después responde, señala la compañía a tanto a que “los consumidores cambian sus hábitos de pago como al desarrollo de nuevas tecnologías. Las tarjetas con chip actuales funcionan con microprocesadores que son mucho más capaces y seguros, y muchas también están integradas con pequeñas antenas que permiten transacciones sin contacto. Las tarjetas biométricas, que combinan huellas dactilares con chips para verificar la identidad del titular de la tarjeta, ofrecen otra capa de seguridad”. Todo eso, sumado, hace que la banda magnética esté condenada a su extinción. 

La decisión de prolongar el proceso de desaparición algo más de una década responde al deseo de Mastercard de dar margen a todas las partes implicadas, por pequeñas que sean, de “introducir gradualmente el procesamiento de tarjetas con chip”. 

A día de hoy, el 86% de las transacciones con tarjeta a nivel mundial se realizan con la tecnología de los chips EMV (Europay MasterCard VISA). El gesto de pasar la tarjeta para que el terminal lea su banda magnética cada vez es menos común en favor de la lectura sin contacto. Mastercard apoya su decisión citando un estudio realizado el pasado mes por Phoenix según el cual el 81% de los titulares de tarjetas estadounidenses a los que se les preguntó se pronunciaron a favor de tarjetas sin banda magnética y un 92% aseguró que “aumentaría o mantendría el uso de sus tarjetas si la banda magnética ya no estuviera”.

Otro dato es que en el primer trimestre de 2021 “Mastercard registró mil millones de transacciones sin contacto más en comparación con el mismo período en 2020, y en el segundo trimestre de 2021, el 45% de todas las transacciones de pago en persona a nivel mundial fueron sin contacto”. Una transición que se ha visto acelerada por la pandemia.

“El verdadero progreso también significa retirar tecnologías que ya no satisfacen nuestras necesidades. La forma en que compramos, pagamos e interactuamos está cambiando, y estamos satisfaciendo estas necesidades cambiantes con experiencias más inteligentes y seguras”, ha sentenciado Howard Hammond, vicepresidente ejecutivo y director de banca de consumo de Fifth Third Bank, en el comunicado emitido por Mastercard.

EN VÍDEO | Desmiente el mayor miedo que existe al perder la tarjeta de crédito contactless

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente