Tardà: si no asumimos que hay anomalía, difícilmente nos pondremos de acuerdo

El exportavoz de ERC en el Congreso Joan Tardà. EFE/Fernando Alvarado/Archivo

Barcelona, 26 nov (EFE).- El exportavoz de ERC en el Congreso Joan Tardà ha criticado este martes que plantear un "diálogo sin condiciones" entre el Gobierno y las fuerzas independentistas "todavía" genere "vértigo" entre algunos políticos y ha aseverado que "difícilmente" habrá un acuerdo si no se asume antes que España vive una "anomalía".

"Si no asumimos que estamos viviendo en una anomalía, difícilmente nos pondremos de acuerdo en nada", ha sostenido en Barcelona durante la presentación del libro "El juicio", del periodista Íñigo Sáenz de Ugarte.

Tardà ha recordado que en Europa no ha habido "personas encarceladas con condenas muy duras que se presentaron a unas elecciones con un programa electoral avalado por la Junta Electoral Central" desde 1945 y ha resaltado que cuestionarse este punto es indispensable para iniciar la resolución del conflicto.

Ha censurado además a quienes creen "que es posible una solución democrática excluyendo al 50 % de los ciudadanos de Cataluña" y ha lamentado que genere "vértigo" en algunos "círculos de Madrid" defender un diálogo "sin condiciones" como la única vía para "emprender un difícil camino hacia la resolución democrática de la demanda catalana".

"Todavía hoy esto genera el vértigo a políticos que consideran que si lo afirman pagarán prenda", ha indicado antes de matizar: "Por esto es tan difícil el momento actual".

Tardà también se ha mostrado crítico con quienes creen que el conflicto catalán es "irresoluble" y buscan "comprar tiempo" evitando encarar "de forma rotunda y categórica la cuestión": "Hoy todo está peor que antes. Incluso hay personas que consideran la cuestión irresoluble y que lo más rentable es comprar tiempo", ha subrayado.

Finalmente, el republicano ha puesto en entredicho "hasta qué punto la segunda restauración borbónica es capaz de hacer viable una solución democrática" al conflicto catalán si las instituciones españolas lo "han encomendado todo a un proceso judicial", el cual -ha dicho- "ha empeorado las condiciones objetivas" que permiten "una resolución democrática".

"Hay cuestiones que habrá que planteárselas, como qué significa amnistía, diálogo y la aceptación del otro", ha insistido para resaltar: "No puede haber negociación si las partes no se reconocen".