Quentin Tarantino, el genio petulante obsesionado con el retiro "en la cima" de su carrera

·5 min de lectura

Hace 30 años - o casi - que Quentin Tarantino vino a transformar, por completo, la manera de hacer cine, desde cómo escribirlo, a cómo editarlo, influyendo en generaciones enteras de directores que lo han "homenajeado" [término sutil para decir "tratado de imitar"] hasta la náusea, buscando replicar sus ángulos de cámara, la agudeza de sus diálogos o la vertiginosa velocidad de su montaje, lo que cambió a los espectadores hasta en la manera y tiempo de mantener interés en la pantalla, entre otras cosas.

(Photo by Max Mumby/Indigo/Getty Images)
(Photo by Max Mumby/Indigo/Getty Images)

Sin embargo, hace mucho que el creador de 'Pulp Fiction', que se toma muy en serio el que lo hayan calificado como genio en su momento cuando lanzó dicha película en Cannes '94, viene diciendo que después de su décima película se retiraría del negocio.

De hecho, es algo que repite con frecuencia y esta amenaza que pende como espada de Damocles sobre quienes tanta adoración le han vertido, es una de las características que conforman la presunta leyenda de Tarantino, igual que su obsesión con el cine B de Hong Kong y los Spaghetti Westerns, cuyas temáticas revisita con fervor, su petulante arrogancia para tratar a los que considera inferiores —y no le importa hacerlo en público—, su mal genio y su lealtad hacia Harvey Weinstein (de quien se vio obligado a distanciarse cuando fue arrestado, mas no ha condenado públicamente), así como su actitud imposible y hasta rayana en el abuso — si no lo creen, pregúntenle a Uma Thurman, a la que casi le costó la vida hacer una escena en 'Kill Bill vol.2' como el señor quería.

Parece ser que esta vez, la amenaza deja de serlo para volverse realidad, y los fanáticos (porque no son 'fans', estos son realmente devotos como si se tratara de un santo) lo van a pasar realmente mal si esto pasa, ya que con terquedad se niegan a imaginar el séptimo arte sin lo que brota de las sensibilidades estilizadas de este director.

Pues bien: deberían prepararse para hacer corajes o llorar, ya que esta semana, en el show de HBO 'Real Time with Bill Maher', el cineasta ya dejó claro que es muy probable que no haya cinta número 10 (la tan temida última película), confirmando los rumores que habían comenzado a surgir en distintos medios acerca de esto.

A inicios del mes de junio, cuando Tarantino lanzó lo que es su primera novela, la adaptación de su película 'Once Upon a Time in Hollywood', el director dijo a la prensa estadounidense que no quería ver cómo su carrera cinematográfica entraba en decadencia, ni tampoco quería terminar haciendo películas malas como otros grandes directores a lo largo de la historia — aunque esta vez sorprendió que no dijera nombres, como antes explosivamente acostumbraba.

Durante el programa de Bill Maher, sostuvo la misma idea y agregó que al hacer un balance de sus casi 30 años de carrera siente que ya lo ha dado todo y que no le queda otra película por contar. No descarta seguir escribiendo guiones y más novelas — algo que asegura le gustó hacer—, pero que ya no tiene ganas de hacer más películas.

Aprovechando que lo tenía ahí, el polémico Maher le preguntó si de verdad su última película sería un remake con un nuevo elenco de lo que fuera su ópera prima, 'Perros de reserva', ante lo que Tarantino rió, y luego respondió, que en algún punto lo consideró, pero que ya no lo haría, porque de hecho ya lo hizo y no siente ninguna necesidad de revisitar o hacer secuelas o precuelas de algo que ya contó (esto también puede ser una alusión al persistente rumor que lo ha seguido acerca de que entre sus planes también estarían una secuela a 'Pulp Fiction' —esto se ha venido diciendo por más de 20 años — o una precuela a ese universo centrada en los hermanos Vega).

Eres demasiado joven para renunciar y estás en la cima de tu carrera”, insistió Maher, a lo que aquél repuso: "Por eso quiero dejarlo, porque conozco la historia del cine y de aquí en adelante los directores no mejoran”, subrayó Tarantino. “No tengo una razón que quiera decir en voz alta que vaya a ganar ningún argumento en el tribunal de la opinión pública o en el tribunal supremo ni nada parecido. Al mismo tiempo, trabajar durante 30 años haciendo las películas que he hecho yo no es tanto como otras personas, pero eso es una larga carrera. Es una carrera muy larga. Y he dado todo lo que tengo”.

El director está seguro de no poder mantener el nivel de la filmografía a su gusto y, aunque los rumores sobre la temática de su producción final siguen creciendo, es probable que ni él mismo lo tenga seguro todavía.

Ante la insistencia de su entrevistador, Tarantino concedió que lo mismo sí puede haber una décima película en su haber. "[Podría haber] Una décima. No tengo idea de lo que podría ser. Quizá un poco más adelante. Si piensas en la idea de que todas las películas cuentan una historia, y cada una de mis películas es como un vagón de tren, conectadas entre sí, esta [‘Érase una vez en… Hollywood’] sería el gran punto culminante de todo. Y me imagino que el décimo film sería un poco más como un epílogo”.

Lleva ya tanto tiempo anunciando su retiro — al menos desde 'Inglorious Bastards'— que es difícil creerle, sin embargo hay que reconocer que, aún con todos sus defectos y su carácter, Tarantino es posiblemente el director cinematográfico más popular y revolucionario de los últimos tiempos, y si en verdad cumple y se retira, será una gran pérdida no solo para sus fanáticos, sino para el arte cinematográfico en general, aunque Tarantino es tan veleidoso (como talentoso) y con él nunca se sabe.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Chris Pratt ve cada vez más difícil que Hollywood apueste por algo nuevo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente