Talibanes y gobierno afgano retoman negociaciones en Doha

·2 min de lectura
Doha, capital de Qatar, ha acogido las negociaciones interafganas iniciadas el 12 de setiembre

La próxima ronda de negociaciones entre los talibanes y el gobierno afgano debe comenzar a principios de enero en Qatar, anunció el domingo un funcionario afgano, a pesar del deseo del presidente Ashraf Ghani de que se lleven a cabo en el país.

Las negociaciones de paz interafganas, que comenzaron el 12 de septiembre en un hotel de lujo en Doha se suspendieron hasta el 5 de enero.

"La segunda sesión de negociaciones comenzará el 5 de enero en Doha", dijo Faraidoon Khwazoon, portavoz del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional, un organismo gubernamental que supervisa el proceso de paz afgano.

"El comité de liderazgo de la junta (...) decidió que las conversaciones se llevarían a cabo en Doha", escribió en Twitter, y agregó que muchos países que se habían ofrecido como voluntarios a albergar las negociaciones se han retractado debido a la pandemia de covid-19.

Abdulá Abdulá, quien encabeza el Alto Consejo, se reunió con el presidente afgano Ashraf Ghani el domingo, dijo la presidencia en un comunicado.

"Discutieron dónde podría tener lugar la próxima ronda de conversaciones", y el presidente Ghani anunció su apoyo a la realización de la nueva reunión, precisó la presidencia.

A principios de diciembre, los negociadores de ambas partes decidieron tomarse un descanso después de meses de reuniones, que estuvieron empantanadas en desacuerdos sobre la organización de las conversaciones y sobre interpretaciones religiosas.

Antes de suspender sus conversaciones, habían anunciado que habían llegado a un acuerdo sobre los puntos que debían discutir cuando se reanudaran las discusiones.

Pero Ashraf Ghani pidió rápidamente la continuación de estas conversaciones de paz en su país.

"No es correcto insistir en continuar las discusiones en hoteles de lujo. Es necesario que la gente pueda observar el curso de las conversaciones, los temas que se discuten y por qué", dijo.

Los talibanes no reaccionaron, pero siempre se han negado a mantener conversaciones en Afganistán.

El grupo insurgente tiene una oficina política en Qatar y su equipo negociador reside allí.