Los talibanes atacan las ONG que ayudan a las mujeres en Afganistán

Elise BLANCHARD
·3 min de lectura

En Doha, donde negocian un acuerdo de paz con el gobierno afgano, los talibanes dicen estar dispuestos a garantizar los derechos de las mujeres, pero en Afganistán, las oenegés han visto en los últimos meses que han endurecido su posición.

Los insurgentes han dificultado el acceso a los territorios que controlan, han ordenado el cierre de los programas que promueven la autonomía de las mujeres y han prohibido a las ONG de esos lugares que empleen personal femenino, señalaron varias de las organizaciones.

Los talibanes "dan la impresión de haber cambiado y esto es un ejemplo muy concreto de que no es así", dijo un responsable afgano de una importante organización internacional.

La AFP habló con representantes de una decena de organizaciones, que pidieron el anonimato por temor a represalias en todos los casos.

Todos describen un deterioro de la situación desde la firma en Doha, en febrero de 2020, del acuerdo entre Washington y los talibanes sobre la retirada total de las fuerzas estadounidenses para mayo, y aún más en los últimos meses.

Los talibanes esperan volver al poder y establecer un régimen basado en la ley islámica, con un marco para los derechos de las mujeres.

Pero la comunidad internacional recuerda que cuando estuvieron en el poder, entre 1996 y 2001, no se permitía a las mujeres trabajar ni estudiar y las acusadas de adulterio eran lapidadas.

Por ello, ha hecho del respeto a los derechos de las mujeres un elemento clave de las negociaciones entre gobierno e insurgentes, que comenzaron en septiembre en Catar pero que se han estancado.

Una carta de noviembre de la comisión talibán dedicada a las organizaciones humanitarias, de la cual la AFP obtuvo una copia, tiende a mostrar que los talibanes utilizan un doble lenguaje.

"Las oenegés que sacan a las mujeres de sus casas en nombre de la independencia económica, la educación o el deporte (...) no son de ninguna manera aceptables", dice.

- No es nada nuevo -

Este tono desestabilizó a las ONG, que poco a poco habían encontrado un 'modus vivendi' con los talibanes que les permitía ayudar a las mujeres en algunos lugares, a veces incluso con proyectos educativos.

Aunque la presión contra este tipo de actividades "no es nada nuevo", observa un alto funcionario humanitario, se está haciendo "mucho más oficial y generalizada".

En la carta, el comité dice que está dispuesto a "tomar las medidas necesarias" contra las oenegés que contravengan sus instrucciones.

El mensaje llegó y varios cooperantes dijeron que se habían visto obligados a abandonar los programas en algunas zonas.

Al mismo tiempo, los talibanes bloquearon el acceso a algunas zonas del personal femenino de las ONG. Según dos organizaciones, los insurgentes dijeron haber recibido estas órdenes de su oficina política en Catar.

Sin personal femenino, las oenegés no pueden trabajar con las mujeres, ya que los talibanes se niegan a que las vean los hombres que no son miembros de la familia.

Una empleada de otra organización internacional lamentó haber podido "llegar sólo a los hombres" en las zonas talibanes del norte. Su ONG ha tenido que decidirse, para un nuevo proyecto, a no contratar mujeres, porque "no tiene sentido contratar a alguien para que se siente en un escritorio".

Aunque los talibanes nunca han permitido oficialmente el acceso de la ayuda humanitaria a las mujeres, ha habido conversaciones a nivel local entre las comunidades y los líderes insurgentes locales.

En las zonas donde los talibanes son más flexibles, las trabajadoras afganas de las ONG deben llevar burka e ir acompañadas de un acompañante masculino de su familia.

Para ellas, la presión es constante. "No utilizamos los términos +derechos humanos+ o +derechos de las mujeres+ porque son palabras delicadas", explica una joven que afirma estar aterrorizada cada vez que se adentra en territorio talibán.

Otros proyectos humanitarios han tenido que ser cancelados porque los talibanes han aumentado la burocracia.

eb-cyb/ybl/mab/tjc