Tal vez hubo más especies de “humanos” de lo que se pensaba

·2 min de lectura
Graphic representation of the DNA sequence
Representación gráfica de la secuenciación del ADN

Cuantos más restos encontramos de nuestros ancestros, más cosas curiosas encontramos. Aparecen fósiles que no tienen mucho sentido - presentan conjuntos de características muy particulares, para las que encontrar una explicación resulta complejo - o incluso especies nuevas, como el caso de los Denisovanos, una estirpe de humanos desconocida hasta 2010.

Y es que, al analizar las muestras que se van encontrando con métodos cada vez más avanzados, podemos encontrarnos con la verdad, pero con una verdad que ni nos imaginábamos. Por ejemplo en el caso de este artículo, donde se explica que en nuestro genoma aparece una tercera especie con la que nuestro genoma está mezclado.

Es decir, que según los análisis genéticos de humanos prehistóricos, en esos genomas hay cuatro componentes: el principal es el de los humanos modernos, los otros dos ya se conocían y pertenecen a neandertales y denisovanos, pero es que hay una línea genética más, una tercera introgresión que no se conocía hasta ahora.

O dicho de otro modo: desde que los humanos modernos salieron de África y fueron colonizando Eurasia y de ahí el resto del planeta, se fueron encontrando, mezclando y reproduciendo con tres tipos de humanos distintos - al menos, y que sepamos de momento -.

El tercer tipo al que hacemos referencia, el que no conocemos, es algo particular. Se trata o bien de una especie que pertenece al mismo grupo que los neandertales y denisovanos, o puede que se trate de una rama paralela a los propios denisovanos. Con la información genética que tenemos, no podemos estar seguros.

Incluso puede que lo que ocurriese fuese otra cosa: que los humanos modernos saliesen de África, y se encontrasen con otros "humanos" que fuesen el resultado de cruces entre neandertales, denisovanos y la especie a la que hacemos referencia.

La situación, así contada, parece compleja. Y lo parece porque, en realidad, lo es. Es una situación muy compleja. Pero es más cercana a lo que ocurrió en realidad de lo que creíamos saber hasta ahora, y si hemos podido llegar hasta este punto es gracias al uso de técnicas de inteligencia artificial.

No vamos a entrar en demasiados detalles sobre cómo están construidos los modelos estadísticos que se han usado para el análisis. Basta con decir que se han empleado técnicas de inferencia bayesiana para generar los algoritmos que luego ha usado la inteligencia artificial, que ha detectado una estirpe genética "fantasma" dentro de nuestro genoma.

Aún queda mucho por saber sobre la evolución humana, y sobre la historia de lo que ocurrió desde que nuestra especie salió de África. Pero todo lo que vamos sabiendo es cada vez más complejo y apasionante.

Vídeo | Vuelve a nacer tras el ataque de un caimán mientras nadaba en un lago prohibido

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente