Tailandia se abre camino en el mercado halal

Por Jerome TAYLOR
Una pareja de recién casados ingresa al hall del hotel cinco estrellas Al Meroz para celebrar su unión matrimonial, en Bangkok, el 15 de enero de 2017

La Tailandia budista busca hacerse un hueco en el mapa de los países visitados por los musulmanes para sus vacaciones y sus compras y ya ha abierto un hotel para turistas musulmanes y multitud de fábricas halal.

Dentro de una sombría habitación del hotel cinco estrellas Al Meroz, en las afueras de Bangkok, un anciano con una fina barba recita versos del Corán. A su lado, un joven espera nervioso la llegada de su futura esposa.

De repente, se relaja al ver a la joven aparecer luciendo un vestido blanco y un pañuelo a juego. La ceremonia puede comenzar.

En los últimos meses, más de una docena de bodas se han celebrado en el Al Meroz, el primer hotel 100% halal de la capital tailandesa.

El país atrae principalmente a turistas en busca de playas, fiestas bañadas de alcohol y turismo sexual barato. Pero Tailandia también hace las delicias, cada vez más, de los visitantes llegados de países musulmanes de Oriente Medio y Asia.

"Puesto que hay 1.500 millones de musulmanes en el mundo, creo que es un mercado muy bueno", explica Sanya Saenboon, director general del hotel.

El establecimiento, que abrió sus puertas el año pasado, se esfuerza por marcar la diferencia: no sirve alcohol y la piscina, situada en el último piso, así como el gimnasio, tienen horarios distintos para hombres y para mujeres. Además, los artículos de aseo no tienen alcohol ni grasa animal.

Para Sanya, todo esto ofrece a los visitantes una verdadera "tranquilidad".

Pese a una década de inestabilidad política, Tailandia acoge cada vez a más turistas. Su número hoy está por encima del doble de hace diez años, pasando de 13,8 millones de visitantes en 2006 a un récord de 32,5 millones en 2016.

Las llegadas de turistas occidentales se mantienen estables. Pero los visitantes chinos son casi nueve veces más que hace diez años -8,7 millones en 2017 contra menos de un millón diez años antes-, y los turistas de países mayoritariamente musulmanes de Oriente Medio y Asia han pasado de 2,63 millones en 2006 a 6 millones en 2016.

- 'Tailandia por delante' -

"Tailandia va por delante", explica Fazal Baharden, fundador de Crescent Rating, una organización con sede en Singapur que evalúa los países más hospitalarios con los viajeros musulmanes, Tailandia incluida.

El país "ha visto que el mercado de los consumidores musulmanes era un segmento interesante para explotar", explica, precisando que los turistas musulmanes acuden allí, principalmente, por el turismo médico y los centros comerciales.

Baharden calcula que, en 15 años, el número de viajeros musulmanes en el mundo se ha multiplicado casi por seis, pasando de unos 25 millones al año en 2000 a 117 millones en 2015.

Y, en Tailandia, la industria turística puede apoyarse en el desarrollo de la alimentación halal en el país.

La Junta que gobierna allí desde 2014 quiere hacer de Tailandia uno de los cinco mayores exportadores de productos halal para 2020.

La familia de Lalana Thiranusornkij transformó las tres fábricas de su marca KCG Corporation en producción halal para acceder a los mercados indonesio, malasio y del Golfo. "Antes, utilizábamos gelatina de cerdo, pero hemos cambiado eso por una fabricación a base de algas", explica.

Para Winai Dahlan, fundador del Halal Science Centre de la Universidad Chulalongkorn de Bangkok, no resulta sorprendente que Tailandia quiera posicionarse en el sector. Alrededor del 5% de los tailandeses son musulmanes y, aparte del sur, presa de una insurrección, esta minoría está bien integrada en la mayoría budista.

"Hace 15 años, solo había 500 fábricas con certificación halal. Hoy, hay 6.000", explica. En el mismo periodo, el número de productos certificados halal fabricados en Tailandia aumentó de 10.000 a 160.000.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines