"Sustainable Fashion Week Madrid", pasarela que ofrece otra forma de vestir

Madrid, 5 feb (EFE).- Ya se sabe que consumir ropa sin control pasa factura al planeta. Lo que ahora está de moda es lucir prendas que respeten al medio ambiente y con esta idea nace "Sustainable Fashion Week Madrid", la primera pasarela de moda sostenible en la que se verá que hay otro modo de vestir.

"Sustainable Fashion Week Madrid" nace con el firme propósito "de demostrar que otro modo de vestir es posible", ha explicado este miércoles en rueda de prensa su directora, Paloma G. López.

La industria textil, la segunda más contaminante del planeta después de la petrolera, fabrica toneladas de ropa y solo recicla un uno por ciento, un despilfarro de recursos naturales, una acción de la que la que gran parte de la sociedad no se siente muy orgullosa.

"La sociedad pide moda más sostenible", añade Paloma G. López, quien asegura que la ropa más respetuosa con el medioambiente es "la que ya está confeccionada".

La industria textil es responsable de 1.200 millones de emisiones de gases invernadero, una cifra que supera al que produce el transporte aéreo y marítimo. Si se conservara la ropa uno o dos años se reducen las emisiones de CO2 en un 24 por ciento, según el informe "Detox my Fashion" de Greenpeace.

La moda sostenible es una emergencia medioambiental. Y por ello se ha creado esta pasarela, impulsada por The Circular Project, Madrid que se suma a las capitales del mundo que abrazan la moda sostenible.

Del 7 al 9 de febrero tendrán lugar una serie de actividades que comienzan con una jornada de conferencias en el espacio Talent Garden, en la que se tratará de dilucidar hacia dónde va la industria textil y qué se puede recuperar del pasado.

En este mismo lugar, por la tarde, se podrán conocer las marcas y profesionales que trabajan la moda sostenible. Al día siguiente, sábado 8, tendrá lugar un desfile en el que se verán los trabajos de firmas como Capitán Denim, El Naturalista, Irema, Canussa O Abissi.

El domingo la moda sostenible se traslada a Alcorcón, donde tendrá lugar el maratón del reciclaje textil, un taller de customización de vaquero y un desfile en el que la mayoría de las prendas han sido recicladas.

 "La sostenibilidad ha llegado para quedarse", asegura Paloma G. López, quien advierte de la importancia de reciclar las prendas. La ropa no es basura, puede tener varias vidas porque la tecnología permite transformar residuos textiles en hilo reciclado.

La ropa vieja también sirve para hacer nuevos diseños. No hay que olvidar el daño que produce al planeta el poliéster, fibra que tarda más de 200 años en descomponerse y emite cerca de tres veces más de CO2 en todo su ciclo de vida que el algodón.

Y por ello, el técnico Pedro Olozabal va a medir las emisiones de carbono que produce este evento desde su inicio con la rueda de prensa hasta que se apaguen las luces.

 La idea es concienciar del impacto que la moda produce en el planeta. "Nuestro compromiso es reducir el daño e intentar compensarlo", ha dicho Olozabal, quien considera que la moda se puede hacer de otra manera, mucho más responsable y con cifras más amables.

(c) Agencia EFE