#SusanaDistancia, un 'chiste nacional' que México convirtió en su arma contra el coronavirus

Captura de video YouTube

La Secretaría de Salud de México puso en marcha una campaña para combatir la propagación del coronavirus COVID-19 que ha despertado la curiosidad de propios y extraños.

Se trata de #SusanaDistancia, una superheroína que como principal poder tiene el de la sana distancia, que es el espacio que generas cuando abres tus brazos a los costados.

Se sabe que la Secretaría estuvo trabajando desde finales de enero en las estrategias para atajar los efectos de la pandemia, una de estas era lanzar una campaña a nivel nacional que promoviera el distanciamiento social y que ayudara a comprender a los niños esta nueva y difícil situación.

Uno de sus creadores, el profesor del Tecnológico de Monterrey, Christian García, dijo para su Alma máter al preguntarle sobre su participación: “la responsabilidad es gigantesca porque no se trata de un programa de televisión, sino de ilustrar una campaña de salud en el marco de una de las peores pandemias en la historia de la humanidad”.

La campaña se estrenó con éxito en todos los medios: radio, televisión, redes sociales y por supuesto a nivel de calle. No hay nadie que no hable de #SusanaDistancia. Y es que tener alguien que proteja y cuide es algo muy mexicano.


La campaña también llamó la atención del diario The Washington Post, en el que la periodista especializada en America Latina, Mary Beth Sheridan, analiza de manera sencilla la campaña mexicana, así como otras alrededor del mundo.

Sobre #SusanaDistancia resalta que para la cultura tan “warm” en otras palabras “apapachadora” como la mexicana que siempre estamos muy cerca o nos besamos al saludar, era necesario una superheroína para ayudar al gobierno a explicar que, al menos por ahora, la distancia es la mejor arma y el poder de la distancia puede salvar, de hecho ese es su lema de campaña: “”si te cuidas tú, nos cuidamos todos”.

Y en otras partes del mundo....

El reportaje de The Washington Post, también señala otras campañas. Solo para dar contexto en Vietnam se usó una canción estilo pop, Khac Hun, que muestra principalmente cómo lavarse adecuadamente las manos.



O en un país como Uganda, en el cual aun no había mucha preocupación sobre el virus en la población, por lo cual, el cantante Babi Wine y Nubian Li, arreglaron una canción que habla del empoderamiento de conocer cómo combatirlo.



En Irán, uno de los países con índices más altos de contagio con casi 15 mil casos y alrededor de 900 muertos, todos los sectores de la sociedad se volcaron a intentar impedir el avance de la epidemia. Uno de ellos fue el reconocido actor Daniel Kheirikhan, quien a modo de mimo enseñó a la población el correcto lavado de manos; su video es viral alrededor del mundo por su simplicidad y elegancia.



Solidaridad, un viejo fantasma conocido

En estos mensajes a la población, uno de los lemas en carteles y en medios electrónicos al final es “unidos y solidarios saldremos adelante”, dice la heroína casi como rúbrica.

Con lo cual se nota que la campaña a pesar de estar dirigida en un inicio para los más jóvenes, no está hecha por millenials. Esto porque ese concepto de “solidaridad”, es un viejo concepto de los ochenta producto de la devaluación del peso donde llegó a haber una inflación del 59% y una deuda externa enorme por pagar. Entonces, se recurrió al elemento de ‘cohesión’ para obtener la aprobación de la sociedad y financiar así el rescate de la economía nacional. Así que es un concepto que en el imaginario colectivo aun circula, aunque sea entre los mayores.

Pero la fórmula exitosa de la nueva heroína ante el COVID-19 se debe también a esa tendencia hacia los héroes (los Niños Héroes, por ejemplo, luego están los luchadores, los boxeadores y hasta los futbolistas como una forma de unidad nacional).

El nuevo rockstar de la política también la avala.

Incluso el destacado Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, destaca en sus redes sociales la importancia que ha tomado #SusanaDistancia a partir de que se implementó la Fase 2 en México, que implica el cierre de de cualquier actividad que implique la reunión de más de 50 personas, así como contención sanitaria en áreas problemáticas, suspensión de actividades laborales que impliquen desplazamientos, entre otras.



Mientras vivimos la pandemia en cuarentena, todos mantenemos presente la campaña que vemos por todos lados. #SusanaDistancia y su juego de palabras se ha convertido en memes, en inventos de otros nombres drásticos para la epidemia y en un ‘chiste nacional’ que nadie puede ahora olvidar. Y justo por eso, es todo un éxito.