La surcoreana Sae Eun Park, nueva bailarina estrella de la Ópera de París

·2 min de lectura
Foto de archivo tomada el 4 de septiembre de 2019, la bailarina de ballet coreana Sae Eun Park, al iniciar su ciclo de estreno' en el Ballet de la Ópera de París, posando durante una sesión de fotos en París.

Sae Eun Park, de 31 años, fue nombrada bailarina estrella del Ballet de la Ópera de París este jueves por la noche, convirtiéndose en la primera surcoreana en obtener este título en la prestigiosa compañía.

"A propuesta de Aurélie Dupont, directora de danza, tengo el inmenso placer de nombrar bailarina estrella a Sae Eun Park", anunció el director general de la Ópera Alexander Neef, al final de una actuación del ballet "Romeo y Julieta".

"Todos hemos tenido el placer de ver esta noche a una magnífica bailarina que nos mostró el alcance de su talento", declaró antes del anuncio, recibido con una ovación del público en la Ópera Bastille.

Park interpretó el papel de Julieta junto a Paul Marque, designado bailarín estrella en diciembre.

La coreana es conocida por la elegancia de su técnica y la fluidez de la danza. En 2017 fue elegida "bailarina principal", el rango que precede al título de estrella.

Nació en Seúl en diciembre de 1989 y fue contratada hace apenas 10 años para el cuerpo de ballet de la Ópera. En su país ya era solista.

"Con el Korean National Ballet era solista y bailaba los papeles principales", declaró en 2019 la bailarina a la AFP. "Cuando entré en la Ópera, tenía un contrato temporal y estaba siempre entre bastidores pero aprendí mucho".

Con 17 años esta hija de una pianista y de un empleado de Samsung ganó el Gran Premio de Lausana y fue medalla de oro en Varna, dos premios importantes en el mundo del ballet.

Descubrió el estilo francés durante un curso impartido por un exbailarín coreano de la Ópera. "Fue una revelación", contó.

Se asocian distintos estilos a los países occidentales o Rusia, pero no existe una escuela asiática propiamente dicha. Sae Eun Park se formó con bailarines rusos según el estilo Vaganova en su Seúl natal.

"Vaganova se centra más en la parte superior del cuerpo. Con el estilo francés, que se basa más en el trabajo de los pies, la técnica la he adquirido de una manera más natural", añadió.

La bailarina recuerda un consejo que le dio una antigua profesora rusa: "Ella me dijo 'No olvides que a pesar de las diferencias de estilo, lo importante es lo que expresas desde el interior'".

Ahora forma parte del puñado de bailarinas extranjeras que han logrado el título de estrella, como la latinoamericana Ludmila Pagliero.

ram/may/cbn/erl/dg

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente