El Supremo ve delito en el "fuerte azote" de un padre a su hija de cuatro años

·3 min de lectura
Un padre regaña a una niña pequeña (Photo: )
Un padre regaña a una niña pequeña (Photo: )

Un padre regaña a una niña pequeña (Photo: )

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a cuatro meses de prisión para un padre por un delito de maltrato en el ámbito familiar al propinar un fuerte azote en las nalgas a su hija de cuatro años.

La Sala de lo Penal entiende que “ningún amparo” encuentra en sus criterios jurisprudenciales, “un fuerte azote en las nalgas a una menor de cuatro años, que causa lesiones aunque no requiera asistencia facultativa, al ser de tal intensidad que deja marcada la mano; tanto más, si el motivo que generó la agresión es meramente que lloraba y no se dormía”.

De este modo, el alto tribunal desestima el recurso de casación interpuesto por el condenado contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Valladolid que confirmaba la dictada por un juzgado de lo Penal de la misma ciudad. En ella, además de la pena de prisión, se imponía la prohibición de aproximarse a su hija a menos de 500 metros durante 1 año y 4 meses y el pago de una indemnización de 200 euros.

Según los hechos probados, el condenado estaba separado de su mujer y tenía la custodia compartida de sus dos hijos menores de edad. Los hechos ocurrieron el 8 de junio de 2019, cuando estaban con él en su domicilio, propinó “un fuerte azote” en las nalgas a su hija de 4 años, que no quería dormir y no paraba de llorar.

Como consecuencia, la niña sufrió en la nalga izquierda un área equimótica en evolución de 7 por 4 cm y en la nalga derecha otra área más tenue de 3 por 2 cm, que no precisaron asistencia médica y que curaron en 4 días.

La sentencia, ponencia del magistrado Andrés Palomo Del Arco, explica que el recurso incurre en causas de inadmisión puesto que no justifica el interés casacional ni alega contradicción alguna con la jurisprudencia de la Sala o existencia de jurisprudencia contradictoria de las Audiencias Provinciales.

Además, plantea cuestiones nuevas que no se formularon en el recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Valladolid y sobre las que no pudo pronunciarse la sentencia recurrida, por lo que también las rechaza.

Un voto particular que pide no “criminalizar” la acción

La sentencia incluye un voto particular del magistrado Pablo Llarena en el que señala que la sentencia recurrida contradice la doctrina de la Sala y que la solución “justa, humana y prudente” era la absolución del acusado, al no ser subsumibles los hechos probados en el tipo penal cuya indebida aplicación se denuncia. El magistrado considera que las consecuencias que arrastró el castigo, “pese a su excepcionalidad y proscripción, carecen de suficiente entidad como para criminalizar la acción”.

“La normalidad del contexto de convivencia paterno-filial que se describe, unido a que los hechos se detallan como un acto aislado”, y no de maltrato continuado, junto “a la circunstancia de que el correctivo físico consistiera en infligir unos azotes en el culo (lo que se admite generalizadamente como el castigo físico menos lesivo y como el más ajustado a la corta edad de la menor), impide apreciar la antijuridicidad de la acción que se enjuicia”, apunta Llarena.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente