El Supremo fija que Hacienda tiene que devolver 215.000 euros a Amancio Ortega

·2 min de lectura
La infanta Elena y Amancio Ortega en un acto en el centro hípico CSI Casas Novas  (Photo: fotopress via Getty Images)
La infanta Elena y Amancio Ortega en un acto en el centro hípico CSI Casas Novas (Photo: fotopress via Getty Images)

En el debate sobre los Presupuestos Generales del Estado, a quien le salen las cuentas del todo es a Amancio Ortega. Después de se haya sabido que el fundador de Inditex ingresará este año 1.293,6 millones en dividendos del grupo, ahora es Hacienda quien le da otra alegría.

Esta vez, por mediación del Tribunal Supremo, que ha decidido que la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) le devuelva 214.842,82 euros por la liquidación del impuesto sobre sociedades correspondiente al ejercicio 2014 de su firma de hípica Grilse, absorbida por Pontegadea España.

Minucias para la mayor fortuna de toda España, con un patrimonio estimado en 67.000 millones de euros. La diferencia es inmensa con la segunda, que casualidades de la vida es su hija Sandra Ortega, con 6.300 millones.

La “controversia” que ha resuelto el Supremo

En concreto, el alto tribunal ha estimado el recurso presentado por la sociedad propietaria del centro hípico Casas Novas, situada en Arteixo (La Coruña), contra una resolución de la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Según el Supremo, la “controversia” acerca de la deducibilidad de los intereses de demora tributarios se centra en la regularización practicada por la inspección tributaria como consecuencia del acta suscrita el 21 de junio de 2016, en la que no se admite la calificación como partida deducible que la entidad recurrente había atribuido a unos intereses de demora liquidados en una inspección realizada en el ejercicio 2014, y que había sido formalizada el 17 de noviembre de 2014 mediante la suscripción de un acta con acuerdo.

Como consecuencia de dicha regularización practicada en el ejercicio 2014, resultaron unos intereses de demora por importe de 214.842,82 euros que la sociedad consideró como partida deducible en el impuesto de sociedades de 2014.

El acta extendida el 21 de junio de 2016 regulariza esa consideración de los intereses de demora como partida deducible, no permitiendo su deducción, criterio que es confirmado por el acuerdo de liquidación de 31 de octubre de 2016, del que resulta una deuda a ingresar de 67.679,90 euros, correspondiendo 64.452,85 euros a cuota tributaria y 3.227,05 euros a intereses de demora.

Pese a ello, ahora el Supremo señala en su sentencia que a efectos del impuesto sobre sociedades, los intereses de demora, sean los que se exijan en la liquidación practicada en un procedimiento de comprobación o sean los devengados por la suspensión de la ejecución del acto administrativo impugnado, “tienen la consideración de gasto fiscalmente deducible, atendida su naturaleza jurídica, con el alcance y límites que se han expuesto”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente