El Supremo decide esta semana si mantiene a Rafael Mozo al frente del CGPJ

Madrid, 20 nov (EFE).- El Tribunal Supremo decide este miércoles si suspende cautelarmente la designación de Rafael Mozo como presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), un órgano que va a cumplir ya cuatro años en funciones y que lleva meses de negociaciones para renovar a dos jueces del Tribunal Constitucional.

La Sala de lo Contencioso Administrativo debe estudiar la medida cautelar propuesta por el vocal del CGPJ Wenceslao Olea y el secretario general de este órgano, José Luis de Benito, que recurrieron la designación de Mozo como presidente suplente del Consejo.

Mozo fue nombrado en su condición de vocal más antiguo por 16 votos a favor y solo uno en contra, el de Wenceslao Olea. Llegó al frente del CGPJ después de que el anterior presidente, Carlos Lesmes, acabase dimitiendo en octubre tras semanas de advertencias por la falta de renovación del Consejo, que en diciembre cumple cuatro años en funciones.

Los vocales conservadores del CGPJ condicionaron, por su parte, la renovación del TC a la decisión del Supremo porque, dicen, si suspende el nombramiento de Rafael Mozo, todos los acuerdos adoptados desde su elección serían nulos, incluidas esas designaciones.

Precisamente el mismo día que el Supremo debe decidir sobre Rafael Mozo, los interlocutores del bloque progresista y conservador del CGPJ se reunirán para seguir discutiendo sobre los nombramientos al TC.

Un día después, el 24 de noviembre, el Consejo celebra su pleno ordinario. Según fuentes del órgano consultadas por EFE, los vocales debatirán sobre las negociaciones para renovar a dos jueces del TC, si bien otras fuentes rechazan que se acuerde ningún nombramiento y se remiten, en todo caso, al siguiente pleno de diciembre.

La última reunión de la comisión negociadora del CGPJ tuvo lugar el miércoles y terminó, como todas hasta ahora, sin acuerdo. Los progresistas ya tienen a su candidato, el magistrado del Supremo José Manuel Bandrés, al que ahora se oponen los conservadores, que optan por cambiar la metodología para que cada bloque valore la propuesta del otro y no simplemente la acepte.

Los conservadores, según las fuentes consultadas, tienen una lista de cinco magistrados en la que parten como favoritos los magistrados de la Sala de lo Penal del Supremo Julián Sánchez Melgar y Pablo Llarena, y el presidente de la de lo Contencioso, Cesar Tolosa.

Lo que sí se debatirá en el pleno es la petición de ocho vocales conservadores de solicitar al Congreso informar sobre la propuesta del PSOE y Unidas Podemos para reformar el delito de sedición y convertirlo en desórdenes públicos agravados.

(c) Agencia EFE