El Supremo condena a Junqueras a trece años de cárcel por sedición y malversación

Antonio Ruiz Valdivia
Juicio procés

Y llegó la histórica sentencia sobre el ‘procés’. El Tribunal Supremo ha fallado que no hubo rebelión y ha condenado a 13 años de cárcel -y a otros tantos de inhabilitación absoluta- al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras por sedición y malversación, en tanto que once y medio a Carme Forcadell (exprsidenta del Parlament), 9 a los ‘Jordis’ (líderes de ANC y Ómnium) y diez y medio a Joaquim Forn (exconseller de Interior).

La sentencia también condena a 12 años de prisión y otros tantos de inhabilitación absoluta a los exconsellers Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa, por sedición “en concurso medial con un delito de malversación de fondos públicos agravado en razón de su cuantía”.

También se fallan diez años y medio al exconseller Josep Rull. En cuanto a Santiago Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó -también miembros del Govern durante el 1-O-, son condenados cada uno de ellos como autores de un delito de desobediencia a las penas de 10 meses de multa, con una cuota diaria de 200 euros, y un 1 año y 8 meses de inhabilitación especial.

La sentencia absuelve a los acusados Joaquim Forn, Josep Rull, Santiago Vila,
Meritxell Borràs y Carles Mundó del delito de malversación.

CONDENADOS

Oriol Junqueras: 13 años de prisión y 13 de inhabilitación

Raül Romeva: 12 años de prisión y 12 de inhabilitación

Jordi Turull: 12 años de prisión y 12 de inhabilitación

Dolors Bassa: 12 años de prisión y 12 de inhabilitación

Carme Forcadell: 11 años y 6 meses de prisión y 11 años y seis meses de inhabilitación

Joaquim Forn: 10 años y 6 meses de prisión y 10 años y 6 meses de prisión 

Josep Rull: 10 años y 6 meses de prisión y 10 años y 6 meses de inhabilitación

Jordi Sánchez: 9 años de prisión y 9 de inhabilitación

Jordi Cuixart: 9 años de prisión y 9 de inhabilitación

Santi Vila: Multa de diez meses con cuota diaria de 200 euros

Meritxell Borràs: Multa de diez meses con cuota diaria de 200 euros

Carles...

Sigue leyendo en El HuffPost