Qué supone el hito del 70% vacunado y por qué hay que olvidar la inmunidad de grupo

·7 min de lectura
Una enfermera vacuna a un niño en Ogíjares (Granada).  (Photo: Álex Cámara via NurPhoto via Getty Images)
Una enfermera vacuna a un niño en Ogíjares (Granada). (Photo: Álex Cámara via NurPhoto via Getty Images)

Ya es oficial. Más del 70% de la población española tiene la pauta completa de vacunación frente al coronavirus al cierre del mes de agosto, según reflejan los datos publicados este miércoles, 1 de septiembre. Se cumple así el hito anunciado por el Gobierno y fijado por la Unión Europea.

Además, España cumple con creces: mientras que en la UE es el 70% de la población adulta la que tiene la pauta completa, en España ese mismo porcentaje corresponde a la población general. Si se observa este parámetro para la población diana —mayores de 12 años, ya que para los menores no hay vacuna aprobada—, el porcentaje en nuestro país se acerca al 80%.

“España es el país con mayor porcentaje de personas vacunadas con pauta completa del G20”, celebró este martes la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), se suma al aplauso. “Tener al 70% de la población vacunada es un hecho histórico, no se ha hecho en la vida. Supone que en ocho meses se han administrado más de 66 millones de vacunas en nuestro país, algo absolutamente excepcional”, comenta en declaraciones a El HuffPost. “Estamos en una situación envidiable y envidiada por nuestra capacidad vacunadora”, reconoce García Rojas.

Tener al 70% de la población vacunada es un hecho histórico, algo absolutamente excepcional

Daniel López Acuña, especialista en Salud Pública y exdirector de la Acción Sanitaria en Crisis de la OMS, coincide en señalar que el logro español es “encomiable e indiscutible”. A renglón seguido, aclara que sería un error pensar que con ese 70% se ha alcanzado la inmunidad de rebaño, como se creyó y se anunció en un principio. López Acuña explica que este hito es “positivo en sí mismo porque da protección individual a ese 70% de la población en cuanto al riesgo de enfermar con severidad, ser hospitalizado o morir”, pero “no produce inmunidad de grupo”.

“El 70% tiene en estos momentos un valor simbólico”, admite también García Rojas. “Pensar que esta cifra tiene la capacidad de dar protección colectiva es pensar equivocadamente”, sostiene el vacunólogo, que apunta a la aparición de la variante delta, más contagiosa que sus predecesoras, como principal responsable de este ‘chasco’ o baile de cifras.

Los tres requisitos para la inmunidad de rebaño

Para poder hablar de inmunidad de grupo con un alto porcentaje de población vacunada tendrían que darse tres condicionantes que, en el caso de la pandemia por covid, no se cumplen, abunda López Acuña. El epidemiólogo enumera: “Que las vacunas que se usan sean esterilizantes, es decir que impidan la infección y el contagio; que no haya una alta tasa de mutación y de variantes que tienden a eludir la eficacia de las vacunas; y que la inmunidad tenga una duración mediana o larga”.

Aun cuando tengamos un 80% de la población vacunada, no tendremos inmunidad de grupo

Desde hace varios meses, los epidemiólogos aconsejan que deje de utilizarse el concepto de inmunidad de rebaño, pero entre la población —y entre los políticos— el mensaje caló muy hondo y sirvió como motivación para avanzar en la vacunación. López Acuña, sin embargo, trata de desmontar el ‘mito’. “Aun cuando tengamos un 80% de la población vacunada, no tendremos inmunidad de grupo. No hay una cifra mágica ni una fecha cabalística que nos la vaya a dar”, insiste el experto.

“No podemos fiar todo a la vacunación”

Los epidemiólogos desmienten otra falsa creencia relativamente extendida entre la población: la idea de que para controlar la epidemia de covid basta con la vacunación. “La quinta ola ha demostrado que no podemos fiar todo a la vacunación”, afirma José Jonay Ojeda, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y portavoz de SESPAS. “La vacunación es un excelente control, sobre todo en cuanto a enfermedad y mortalidad, pero no es lo que va a acabar con la pandemia, no es suficiente”, aclara. “Siguen siendo necesarias las medidas de prevención”, señala.

Siguen siendo necesarias las medidas de prevención

López Acuña coincide con Ojeda. “Al principio hubo una percepción, un wishful thinking más bien, de que la vacuna iba a detener la infección y los contagios, pero a lo largo de la campaña de vacunación hemos visto que no es el caso”, apunta.

Y ahora, ¿qué? Seguir vacunando (y bajando la curva)

Desde el 26 de julio, cuando se alcanzó el pico máximo de incidencia en la quinta ola (con 700 casos por 100.000), la tasa media acumulada no ha dejado de caer, y ya se sitúa en torno a los 220 casos por 100.000 habitantes en España, todavía en nivel de riesgo alto.

No es casualidad que la incidencia sea bastante más elevada entre los grupos de población con menor cobertura vacunal: 264 casos por 100.000 entre los menores de 12 años, 432 en adolescentes de entre 12 y 19 años, y 312 en los veinteañeros.

Cabe recordar que para los menores de 12 años no se ha aprobado todavía una vacuna frente al covid; más allá de este grupo de edad, dos tercios de los jóvenes de hasta 19 años tienen aún pendiente recibir la pauta completa, así como el 40% de las personas de entre 20 y 29 años en España.

Una sanitaria vacuna a un niño en un centro de vacunación en Ogíjares (Granada), el 30 de agosto. (Photo: Álex Cámara via NurPhoto via Getty Images)
Una sanitaria vacuna a un niño en un centro de vacunación en Ogíjares (Granada), el 30 de agosto. (Photo: Álex Cámara via NurPhoto via Getty Images)

La receta de los expertos, ahora que se ha conseguido el hito del 70%, es relativamente simple: seguir vacunando y aplicando medidas de prevención. “En este momento toca vacunar, vacunar, vacunar y seguir vacunando lo más que podamos, sin pensar en cifras, sino en llegar lo más alto posible”, aconseja Amós García Rojas. Daniel López Acuña recuerda a su vez que “queda todavía un 30% de la población por vacunar, unos 9 millones de personas”.

Queda todavía un 30% de la población por vacunar, unos 9 millones de personas

En España hay 42,1 millones de personas mayores de 12 años (población diana); de ellas, más de 33 millones ya tienen la pauta completa. Entre los mayores de 40 años, sólo falta un 8% en completar su vacunación, porcentaje que crece significativamente a medida que baja la edad de la gente. Un tercio de los treintañeros todavía tiene que recibir alguna dosis.

Y si miramos a otros países... tenemos un problema

Por desgracia, las tasas de vacunación de España no tienen nada que ver con las de otros lugares. Sólo un 1,8% de la población de países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis, según datos de la plataforma Our World in Data. Y esto no es sólo una amenaza para esos países, sino también para los desarrollados y bien surtidos de vacunas.

“Mientras no vacunemos a la población susceptible en el mundo, no vamos a estar libres del virus y de su circulación”, alerta Daniel López Acuña, que explica que “cuantos más contagios haya, más variantes se generan, y estas pueden escapar a la eficacia de las vacunas”.

Cuantos más contagios haya, más variantes se generan, y estas pueden escapar a la eficacia de las vacunas

En los últimos días se ha conocido el surgimiento de una nueva mutación del SARS-CoV-2, una subestirpe de la variante sudafricana bautizada como C.1.2 que “podría tener más elusividad a las vacunas”, apunta López Acuña. La OMS no la considera todavía como una variante de “preocupación”, pero los epidemiólogos animan a estar vigilantes y, sobre todo, “a reflexionar”, añade García Rojas.

La pandemia, “un problema global”

“Debemos recordar que la pandemia es un problema global”, incide el presidente de la AEV. “No lo podemos solucionar sólo en España, Francia o Estados Unidos; también tiene que solucionarse en Uganda, Burkina Faso y Guinea Conakry”, señala.

Mientras no esté vacunada toda la población, seguiremos teniendo un riesgo mundial, aunque no lo tengamos aparentemente en casa

Cuando el debate sanitario está precisamente centrado en la necesidad o no de una tercera dosis de refuerzo para la población —que las autoridades se inclinan a recomendar sólo para personas inmunodeprimidas o pacientes de alto riesgo—, los expertos dan una vuelta de tuerca a este dilema.

“Aun con el 100% de la población española vacunada, si el virus circula mundialmente y surgen nuevas variantes, podemos tener casos en personas vacunadas, que serán menos severos, pero que pueden representar una amenaza”, recuerda López Acuña. “Mientras no esté vacunada la población del resto de países, vamos a seguir teniendo un riesgo mundial, aunque no lo tengamos aparentemente en casa”, zanja el epidemiólogo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente