A Jorge Javier Vázquez se le ve el plumero en 'Supervivientes'

·8 min de lectura

Por mucho que intente disimular, a Jorge Javier Vázquez se le ve venir en Supervivientes. No lo puede evitar. Y eso, hasta cierto punto, es parte de su encanto. Aunque ha intentado mantenerse parcial en algunos temas, ha sido inevitable descubrir quién le ha decepcionado en el reality y quiénes son sus ojitos derechos. En la segunda gala al presentador se le escaparon gestos y comentarios que dejan muy clarito cuál podría ser su intención con algunos de sus participantes, incluso si lo están haciendo de pena.

Jorge Javier Vázquez en 'Supervivientes' (Mediaset)
Jorge Javier Vázquez en 'Supervivientes' (Mediaset)

Cuando arranca un reality de tantos participantes lo lógico es tener favoritos. Aunque se necesita tiempo para posicionarse más de un lado u otro hasta ver su desempeño, siempre hay apuestas iniciales. La cosa puede mantenerse así o, por el contrario, variar dependiendo de si nos convence o decepciona el paso de esa persona. Después de una segunda gala bastante cargada de contenido curioso y significativo, ya podemos ir haciéndonos una idea de qué pie cojea cada uno y cuáles son sus puntos fuertes. Todavía quedan cosas por descubrir pero ya nos han dado algunas pistas, incluido Jorge Javier.

Aunque la labor del presentador en este caso es la de mantenerse lo más imparcial posible, para el de Badalona eso parece ser una misión imposible. Lo intenta con todas sus fuerzas pero se le sale por todos lados lo que siente y piensa. Estaba claro que uno de sus predilectos, por aquello de llevar 13 años trabajando juntos, es Kiko Matamoros. La verdad es que el colaborador de Sálvame apuntaba maneras. Su cuerpo musculosos y su fuerte carácter nos hacían pensar, al menos a mí, que iba a ser un superviviente de lujo. Pero de eso nada de nada, Kiko se ha llevado a la isla su papel en el programa diario y cada día lo cumple a la perfección poniendo a quien le sobra en su lugar. Poco más. Ni destaca en las pruebas, ni es un superviviente especialmente fuerte. Y que no digan que la edad es la razón porque en ese mismo lugar estuvieron Bigote Arrocet, Rosa y el maestro Joao, entre otros, y dieron el callo mucho más a pesar de los años. No hace falta coger cien kilos de leña para ser un buen superviviente, se puede pescar, cuidar el fuego, crear buen rollo en el grupo.... y Kiko no estaría cumpliendo nada de eso.

Esta situación ha puesto un poco entre la espada y la pared a Jorge Javier porque, aunque trata de no opinar sobre él ni mencionar nada en las galas que le deje mal, parece obvio que lo hace para no afectarle. Una mala palabra suya es sentencia para su compañero, quien esta semana está en la cuerda floja con su nominación. Anoche vimos un ejemplo claro de cómo el presentador trata, en lo que puede, de desviar todo aquello que no beneficia a Kiko. Por ejemplo, con la expulsión de Rubén, novio de Enrique del Pozo y con quien él no congenió, el ex de Makoke aplaudió y celebró por todo lo alto su salida. Algo que sentó fatal a sus compañeros pues, considerando que se va el primero, es una falta de tacto y empatía. Así que Marta se lo criticó en directo. ¿Qué hizo Jorge Javier? Pues decirle a Marta que eso no venía a cuento, que se sentara y que no era su momento sino el del expulsado. Desvió el tema y en ningún momento le paró los pies a Kiko para decirle que eso no se hace cuando alguien se va, y menos tan pronto. Que se lo hubieran hecho a otro concursante más afín a él, ¿lo habría consentido? No lo creo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Jorge Javier parece saber perfectamente que Kiko, en lo físico, no dará para mucho, ya lo ha demostrado, pero también sabe que es un titán para sacar de quicio al personal. Sin embargo, ¿le da eso derecho a hacer y decir lo que le da la gana al colaborador? Pues no. Y espero que esta protección inicial y disimulada no se prolongue en el caso de que a Kiko se le vaya la pinza. Jorge Javier siempre se ha caracterizado por decir lo que piensa, así que tengo fe de que si ve que su compañero mete la pata no se lo calle. Desde que se posicionó no precisamente junto a Belén Esteban tras su paso por Gran Hermano y hubo roces, creo que mide mucho más lo que dice de sus compañeros de programa si estos van a realities que presenta. Y con Kiko, con quien le une un cariño especial, mucho más.

Por eso digo que Jorge Javier se le ve el plumero a la legua. Y no solo con Kiko, sino con varios más. Otro de los pesos pesados del casting que ha resultado ser, al menos de momento, un globo desinflado ha sido Charo Vega. Su alegría y picardía de los platós ha desaparecido de un plumazo. Es cierto que tiene puntos, pero está más centrada en las picaduras de los mosquitos, en que no puede hacer las pruebas y en querer salir de allí. Lo repite cada dos o tres horas. No entra al trapo como esperábamos a las bromas de Jorge Javier en la palapa, está despistada, dispersa y apagada. Y aunque el presentador lo disimule se habría dado cuenta del percal. Tampoco le ha dicho nada, es muy pronto y claro está no quiere bajarles la moral a ninguno, pero se ha percatado que la que era una de sus favoritas y por quien apostaba tanto, no ha resultado ser la alegría de la huerta en aquellas circunstancias. Tal es así que hasta le sentó mal que Jorge Javier le gastara una broma sobre Carmina Ordóñez y comparara su voz con la de ella en un momento de la gala. A Charo le cambió la cara y dijo que para nada, que eso no venía a cuento.

Con quien el también actor tiene un feeling especial es Ana Luque, la mejor amiga de Olga. No lo puede evitar, y es normal. Es un personaje de pies a cabeza. Su gracia andaluza y su personalidad dicharachera la convierten en un ingrediente muy saleroso por aquellos lares. Pero todavía no parece haber despertado del todo, según ella porque sigue en una burbuja. Aún así, Jorge Javier insiste en sus bromas y comentarios hacia ella, la pica, la hace cosquillas con sus intervenciones y deja muy claro que le encanta. Muy loable pero un poco bastante parcial, pues es algo que no ha hecho con otros como Juan o Rubén. Hasta cierto punto es lógico por el buen rollo que viene de atrás pero mi trabajo es decir que se le nota, y mucho.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

No puedo cerrar este artículo sin mencionar la equivocación, no sé bien si a propósito, que ha cometido con otra de las participantes. Me refiero a Anabel Pantoja. Desde antes de entrar ya dijo que no duraría ni una semana, y hasta le han puesto un cronómetro para medir el tiempo que lleva con el fin de ver si es capaz de superar las dos semanas que estuvo la primera vez que fue. De momento las visiones de Jorge Javier de que se iría en unos días no han sido acertadas. Todo lo contrario, la sobrina de la Pantoja es uno de los platos fuertes de esta edición. Algo forzada, sí, pero en su esencia pura, exagerada hasta más no poder y mandona, pero también muy graciosa. Se esfuerza en las pruebas, es una líder nata y casi todos la tienen como confidente. Así que a Jorge Javier le fallaron los cálculos y sus presentimientos. Si todo sigue así, Anabel va para largo. A veces pienso que el motivo de pincharla la tanto fue una manera del presentador de tocar su orgullo y hacer que se esforzara más. Puede ser. Otras creo que simplemente le gusta hacerle de rabiar y picarla para ver si así tira la toalla y tienen espectáculo. Creo que se van a quedar con las ganas y podría a ser el consentido de Kiko quien viajara a Madrid antes.

Todo esto son suposiciones muy adelantadas, impresiones que pueden cambiar de la noche a la mañana, queda todo un camino por recorrer y la cosa puede cambiar en una milésima de segundo. De momento la segunda gala volvió a convencer al público. Obtuvo un 19.4%, algo menos que el estreno, pero igualmente el contenido favorito de la noche. El tema comienza a coger color y los que parecían apuestas seguras para Jorge Javier empiezan a resquebrajarse, una vez más nos queda claro que nada es lo que parece y que la isla y sus circunstancias rompen todos los esquemas.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente