Una superviviente del Holocausto, víctima de la ultraderecha en Italia

Agencias
Liliana Segre

La Policía italiana ha ofrecido protección a una superviviente del Holocausto, Liliana Segre, de 89 años, después de recibir de forma habitual amenazas de simpatizantes de ultraderecha, según fuentes de los servicios de seguridad.

Segre, senadora en Italia, pidió el año pasado la creación de una comisión de investigación en el Parlamento para analizar el auge del odio, el racismo y el antisemitismo en Italia, tras ser objeto de todo tipo de arremetidas en redes sociales.

Durante la votación para la creación de esta comisión, aprobada el 30 de octubre, se abstuvieron los partidos de derechas Forza Italia, Liga y Hermanos de Italia.

El líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, justificó su decisión al asegurar que se trataba de una “comisión comunista” que no aceptaba “mordazas” y “que no se podía convertir Italia en un estado policial”.

Soy una persona civil, no conozco ningún otro idiomaLiliana Segre

La última pancarta de hace unos días de los fascistas de Fuerza Nueva a la entrada de un acto en el que tenía que participar Segre y los cerca de 200 mensajes de odio que recibe cada día por las redes sociales han obligado a tomar medidas de seguridad.

“Soy una persona civil, no conozco ningún otro idioma”, dijo Segre al conocer el informe del Observatorio Antisemita que calculó aproximadamente en 200 insultos y amenazas recibidas en promedio todos los días en su contra.

La incansable senadora tendrá que llevar desde hoy la escolta de dos carabineros en sus salidas públicas, informaron los medios italianos.

Una portavoz de la superviviente, Paola Gargiulo, ha asegurado que “Liliana recibe muchos más mensajes de apoyo y solidaridad que de odio”. Entre los apoyos figuran los de varios ministros, que incluso han pedido perdón por el comportamiento de ciertos colectivos.

Deportada a Auschwitz con 13 años

Segre fue deportada desde Italia al campo nazi de Auschwitz en 1944, cuando tenía 13 años. Fue uno de los 776 niños...

Sigue leyendo en El HuffPost