Sunak vs Truss, los aspirantes al trono de Boris cortejan al partido "tory"

·4 min de lectura

Mánchester (R.Unido), 6 oct (EFE).- En un partido en que las puñaladas al líder forman parte integral de su tradición, el poder omnímodo de Boris Johnson ha cohesionado a los conservadores británicos como pocas veces antes, pero dos nombres se alzan sobre el resto de los aspirantes llamados algún día a suceder al primer ministro.

El ministro de Economía, Rishi Sunak, y la nueva titular de Exteriores, Liz Truss, capitalizan estos días las miradas en el congreso anual de los "tories", que se celebra en Mánchester (norte de Inglaterra). Johnson deja hacer, consciente de la firmeza de su liderazgo.

Con estilos distintos pero una base ideológica semejante, Truss, que se convirtió al Brexit tras rechazarlo de entrada en el referéndum de 2016, y Sunak, fervoroso partidario de la salida de la UE, lideran todas las encuestas sobre los favoritos de la militancia conservadora.

Uno ha cultivado su imagen de "chico dorado" del conservadurismo, desde sus orígenes en una familia inmigrante de clase media en el sur de Inglaterra hasta su carrera fulgurante en sucesivos gobiernos. La otra ha sabido conectar con la militancia, convertida en una suerte de guardiana de las esencias ideológicas del partido.

ESENCIAS CONSERVADORAS

Truss se ha prodigado desde el domingo en actos, tanto oficiales como en los márgenes del congreso de Mánchester. Difícil no cruzarse con ella.

"¿Se ve en cinco años viviendo en Downing Street?", disparó un asistente a uno de esos coloquios, organizado por el influyente laboratorio de ideas Conservative Home.

La respuesta llegó en forma de risa y mirada huidiza. Poco después habló, pero para salirse por la tangente: "De aquí a cinco años me gustaría seguir en el Foreign Office (Ministerio de Exteriores)".

Esa misma pregunta ronda la cabeza de cualquier asistente a la kermés "tory". Aunque no se discute el liderazgo de Johnson -quien además podría estar tentado de adelantar las elecciones previstas para 2024 si ve que ello consolidaría su mando-, la fulgurante ascensión de Truss y su popularidad entre la militancia obligan a contemplar ese escenario.

A sus 46 años, el primer ministro recurrió a ella, que había ganado reputación al frente de la cartera de Comercio Internacional, en su remodelación de hace solo tres semanas para reemplazar en Exteriores a uno de los principales promotores del Brexit, Dominic Raab.

Precisamente, Truss firmó con Raab en 2013 el célebre manifiesto "Britannia unchained" en el que, junto a otros dos pesos pesados del Gobierno, abogaron por un neoliberalismo radical que permitiese al Reino Unido evitar el "descenso a la mediocridad".

En público, Truss proyecta una imagen dura pero con sentido del humor. En el fondo, no tan alejada de la del gran tótem conservador, Margaret Thatcher, de quien se reconoce deudora y a quien citó en su discurso oficial ante el partido: "Cuando la gente es libre para elegir, eligen la libertad".

Ávidos siempre a rizar el rizo, el tabloide "Daily Mail" se lanzó esta semana a comparar el cabello ondulado característico de la "Dama de Hierro" con el peinado que Truss ha elegido para presentarse ante los afiliados en el congreso.

Pero, al mismo tiempo, la ministra exhibe la suficiente cintura política para mostrar que es hija de su tiempo y se deja ver a medianoche en el club de moda entre la comunidad LGTBI de Mánchester bailando Tina Turner con su equipo.

UNA ESTRELLA DE LAS REDES

Corren tiempos menos sencillos para Sunak, el delfín de Johnson desde que fue promocionado a ministro de Economía hace un año y medio.

A él le ha tocado lidiar con la pandemia regando la economía de libras esterlinas en contra de sus propias credenciales ortodoxas, pero también le corresponde ahora anunciar las dolorosas subidas de impuestos y capear la inflación.

Hace solo dos meses, Sunak (Southampton, 1980) lideraba con gran amplitud el sondeo de Conservative Home sobre quién debería ser el próximo líder conservador.

Las últimas noticias económicas lo han bajado de la cresta de la ola, pero mantiene una sólida reputación entre las bases "tories", que así se lo hicieron saber en el discurso que pronunció ante ellos el lunes.

"Sunak fue muy innovador en sus políticas para ayudar a la gente durante la pandemia. Ahora tendríamos mucho más paro si no hubiese sido por eso. Costó 70.000 millones de libras, así que tenemos que asegurarnos de que mantenemos las cuentas en buenas condiciones", dijo a Efe Jeet Bains, excandidato a la Cámara de los Comunes y que viajó a Mánchester para ver en persona a su favorito.

Sunak se presenta como un pragmático, aunque son conocidas sus discrepancias con el más pródigo Johnson por controlar el grifo del gasto.

Y pese a inscribirse dentro de la línea de austeridad y disciplina fiscal que lo emparenta con el sector más tradicional del partido, ha conseguido ofrecer una imagen fresa y dinámica gracias en buena parte a su hábil uso de las redes sociales.

Sus 152.000 seguidores en Instagram pueden dar fe de que no teme aparecer con su sudadera de capucha si la ocasión lo requiere o contando detalles de su vida personal para consolidar la que ya se conoce como "marca Rishi".

"Mientras crecía, nunca pensé que acabaría en este trabajo (más que nada porque yo quería ser un Jedi)", escribió en las fotos que colgó para celebrar su primer aniversario como ministro de Economía.

Enrique Rubio

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente