Suiza retira el permiso de residencia a 189 inmigrantes que se han ido de vacaciones a sus países

Las autoridades suizas han anunciado la retirada del permiso de residencia a189 refugiados que durante este verano han viajado de vacaciones a sus países de origen, según informa Neue Zürcher Zeitung.

El motivo detrás de esta decisión es que los funcionarios de inmigración consideran que se produce un fraude cuando un refugiado que supuestamente ha huido de su país por motivos económicos, religiosos o políticos luego quiera regresar para pasar unos días de asueto en un lugar en el que supuestamente no puede vivir de ninguna manera.

El origen de los sancionados es Iraq, Vietnam, Turquía, Bosnia, Túnez,  y Eritrea. El grupo más numeroso procede de Iraq, con 63 personas, seguidos de turcos, bosnios y vietnamitas, que en conjunto suman 60 inmigrantes.

Suiza no permite de ninguna manera que un refugiado pueda regresar a su país de origen, y todos aquellos que lo intentan pierden automáticamente sus derechos de asilo y se les considera falsos refugiados.

En los últimos meses han llegado al país helvético miles de personas que han recorrido la mitad de Europa para escapar de la guerra en Siria. Ninguno de estos nuevos refugiados se encuentra entre los sancionados.

Según el mismo medio suizo, la investigación sobre este fraude a la ley del país empezó al constatarse la gran cantidad de viajes que los ciudadanos de Eritrea estaban realizando de vuelta a su nación de origen. En Suiza se encuentra la mayor colonia de ciudadanos de esta nacionalidad, con 20.000 personas. Muchas de ellas llevan tantos años en su país de acogida que han obtenido el permiso de residencia permanente. A este grupo no le afecta la medida sancionadora, pero sí a muchos eritreos que han llegado en los últimos años.