¿Suenan mejor las guitarras fabricadas con maderas exóticas?

Las seis guitarras empleadas en el estudio, fabricadas por el luthier Roger Bucknall. Crédito: Lancaster University

Un debate muy habitual entre guitarristas, que se puede encontrar en miles de foros por internet, es el de la influencia de las maderas en el sonido de una guitarra acústica. Distintas maderas producen distintos sonidos, haciendo que dos guitarras construidas igualmente pero que emplean distintas maderas tengan sonidos diferenciables. El problema es que las maderas que más fama tienen provienen de especies en peligro de extinción.

Pero, ¿es cierto que distintas maderas generen características sonoras distintas? Porque no existe acuerdo sobre el tema. Y claro, justificar el uso de maderas de fuentes no sostenibles si no existe ninguna evidencia clara, resulta complicado.

[Te puede interesar: A los tiburones les gusta el rock duro. ¿En serio?]

Para tratar de responder la pregunta, un grupo de investigación ha puesto en marcha un experimento. Se han construido seis guitarras exactamente iguales… excepto por las maderas que forman el fondo y los aros del cuerpo. El fondo es la pieza de madera que queda en contacto con el cuerpo del guitarrista, y los aros donde encontramos las curvas.

Las maderas que se han empleado han sido palorrosa de Brasil, palorrosa de la India, caoba, nogal, arce y sapele. Todas ellas afamadas en la construcción de guitarras, y cada una capaz de generar texturas sonoras muy distintas, capaces de dar identidad al sonido de la guitarra. O al menos, eso se cuenta entre guitarristas.

Se escogieron 52 guitarristas, y se les permitió tocar los instrumentos en una habitación levemente iluminada, mientras llevaban gafas de soldar. De esta manera se evitaba el reconocimiento visual de las maderas, con lo que no existía un sesgo.

[Te puede interesar: Los lémures se encaminan a la extinción]

Cada guitarrista, después de disfrutar del instrumento, debía dar una valoración sobre el sonido en base a una serie de características. Y el resultado fue claro: las diferencias en puntuación de cada instrumento fueron mínimos.

El siguiente paso consistió en un reconocimiento. Treinta y dos de los guitarristas debían reconocer las maderas con las que estaba construida una guitarra simplemente por el tacto y el sonido. Y fueron incapaces de hacerlo, no pudiendo dar una respuesta o asignando maderas equivocadas en la práctica totalidad de los casos.

Lo que deja claro que las maderas empleadas en los fondos y aros no es fundamental para el sonido de la guitarra, al menos entre un rango amplio de maderas. Y que emplear maderas exóticas, especies en peligro de extinción, no se justifica por las cualidades sonoras. Sí por ciertos mitos e ideas preconcebidas… pero esas ideas, resulta poco probable que la ciencia pueda acabar con ellas.