Suecia se mantiene como ‘oveja negra’ del coronavirus en Europa

·4 min de lectura

Desde que comenzó la pandemia, en marzo de 2020, Suecia se ha convertido en la ‘oveja negra’ de Europa en la lucha contra el coronavirus Su política de no tomar casi medidas ni imponer restricciones para alcanzar la inmunidad de grupo y así superar la crisis del coronavirus cuanto antes se demostró fallida muy rápido. 14 meses y tres olas de contagios después, Suecia registra una tasa de incidencia muy superior a la media de otros países europeos y cuadruplica la de España. 

Coronavirus (COVID-19) Outbreak in Sweden Statistics close-up on digital display. Quarantine map.
Coronavirus (COVID-19) Outbreak in Sweden Statistics close-up on digital display. Quarantine map.

El tuit diario de Miguel Ángel Reinoso, que informa día a día de los datos relacionados con el COVID-19, da una idea de la situación. En incidencia acumulada a 15 días de casos por cada 100.000 habitantes, a 18 de mayo, Suecia registraba 620,9. Para hacerse una idea, el dato en sí al lado de la bandera de cada país es de lo más gráfico. Así, de un simple vistazo se puede ver que en España la cifra es cuatro veces menor con una incidencia de 151,8 en la media nacional. Y si se compara el dato de Suecia con sus dos países vecinos, también nórdicos y donde se han tomado medidas mucho más restrictivas, se ve que Noruega y Finlandia ni siquiera aparecen.

Es cierto que, si se comparan con los datos de finales de abril cuando la tasa era de 800 casos por cada 100.000 habitantes, ha habido una mejoría, pero a lo largo de este tiempo han sido muchos los expertos que han puesto a Suecia como ejemplo de lo que no se debe hacer en la lucha contra el coronavirus. Pocas medidas y tardías es el resumen de su política en esta pandemia, en cuyo frente ha estado en todo momento el epidemiólogo Anders Tegnell, gran defensor del todo abierto incluso con los contagios disparados. 

Su objetivo, como dijo en los primeros compases de la crisis, era seguir prácticamente como si nada para alcanzar así la “inmunidad colectiva”. Ni los muertos en las residencias hicieron que reculase en su posición. Ni él ni el gobierno del país. Con una población de 10,3 millones de personas, hace solo una semana, como informa WSWS.org, el país superó la barrera del millón de contagiados. En el cómputo de fallecidos suman 14.200. Más de un tercio de los cuales se han registrado desde la segunda ola, en diciembre. 

Una de las denuncias que hacen desde el citado medio es el hecho de que los grandes perjudicados de esta política están siendo las clases trabajadoras, los jóvenes y los migrantes. Muertes, contagios y desempleo les están golpeando con dureza. Además, hay que unir el hecho de que las vacunas no están llegando en igual proporción a toda la población. Según Financial Times, el 91% de los suecos nativos de más de 80 años ya ha recibido al menos una dosis. El porcentaje desciende hasta el 59% para esa franja de edad entre personas originarias del norte de África y hasta el 44% para originarios del África subsahariana. 

La alta tasa de incidencia se mantiene muy por encima de la media europea, pero aún así Suecia es de los países con menos medidas impuestas y restricciones. El uso de la mascarilla, por ejemplo, es casi anecdótico. Se recomienda en el transporte público en horas punta. En la segunda ola se introdujo la restricción de hasta ocho personas en reuniones privadas y se reguló el horario de restaurantes y cafés has las 20:30 horas. Poco más destacable. 

Una de las críticas más feroces a la política sueca frente a la pandemia fue publicada en la prestigiosa revista científica The Lancet, pero no ha sido la única. Han sido muchas las voces que se han levantando en su contra. En DW se hacían eco de que no fue hasta enero que se introdujo el uso de mascarilla en el transporte público y ponía en evidencia como “sus países vecinos, Finlandia y Noruega, optaron por medidas más estrictas al comienzo de la crisis y ahora tienen los índices de mortalidad más bajos de Europa”.

EN VÍDEO | Sudáfrica, mayor foco de la covid-19 en África, inicia la vacunación general

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente