Sudáfrica, en alerta por el descubrimiento de una nueva variante de coronavirus

·4 min de lectura

Se descubrió en Sudáfrica una nueva variante del virus, que los científicos del país han catalogado de "preocupante". Este viernes se reunirá un grupo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para medir la peligrosidad de la nueva mutación, que ha sido denominada B.1.1529. La variante se ha propagado rápidamente en los últimos días en el país africano.

Otra variante del coronavirus, calificada como “preocupante” por los científicos del país, ha sido detectada en Sudáfrica, anunció este jueves 25 de noviembre el ministro de Salud sudafricano, Joe Phaahla.

B.1.1.529, como es denominada de momento, se propagó de manera acelerada e incontrolada estos últimos días. Principalmente entre los jóvenes de Gauteng, la provincia que incluye dos de las más grandes ciudades del país, Pretoria -la capital- y Johannesburgo.

Sudáfrica había logrado estabilizar su registro de nuevos casos de coronavirus a un poco más de 200 al día. Pero en los últimos días, esa cifra se disparó hasta superar los 1.200 contagios el miércoles. El jueves, el recuento se duplicó y pasó a 2.465 nuevos positivos registrados, según el último informe del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD).

El primer aumento de casos se registró en Pretoria y se regó en todo el municipio de Tshwane, que pertenece a la provincia de Gauteng. Los brotes aparentemente surgieron en reuniones estudiantiles de las universidades de la ciudad. Al ver el aumento significativo de nuevos casos, los científicos sudafricanos estudiaron la secuencia genómica del virus, y así fue como descubrieron la variante.

Tulio de Oliveira, de la red Vigilancia Genómica de Sudáfrica, que ha seguido la propagación de la variante delta en el país, afirma que esta variante B.1.1.529 “tiene muchas, muchas más mutaciones” que delta, “una constelación de nuevas mutaciones”. También predijo que se empezará a ver en los próximos días y semanas “la presión en el sistema sanitario”.

Sin embargo, el ministro de la Salud afirmó que era todavía demasiado pronto para afirmar si el gobierno tendrá que imponer restricciones más estrictas para responder a esta nueva variante.

“Una variante sobre la que debemos ser muy serios"

Un equipo de científicos de siete universidades sudafricanas está por ahora estudiando la nueva mutación. "Nos preocupa el salto evolutivo de esta variante", añadió De Olivera, concluyendo en que “la única buena noticia es que puede detectarse mediante una prueba PCR”.

"Está claro que se trata de una variante sobre la que debemos ser muy serios", agregó por su parte Ravindra Gupta, profesor de microbiología clínica de la Universidad de Cambridge. "Tiene un elevado número de mutaciones en espiga que podrían afectar a la transmisibilidad y a la respuesta inmunitaria", agregó. Las proteínas espigas son utilizadas por el coronavirus para ayudarse a penetrar en las células de un organismo vivo. Mientras más mutaciones, más posibilidades de entrar y más riesgo de que las vacunas ahora desarrolladas no sean eficientes en su mayor capacidad.

El año pasado, Sudáfrica fue el primer país en detectar la variante beta, una de las cuatro etiquetadas como “preocupantes” por la OMS, por su contagiosidad importante y un porcentaje reducido de eficiencia de las vacunas frente a ellas.

Pero hasta hoy, la variante delta sigue siendo, de lejos, la más infecciosa y preocupante de todas, por delante de la alfa, la beta o la mu. Según las secuencias enviadas por países de todo el mundo a la mayor base de datos pública del mundo, más del 99% son contagios de delta.

Este viernes se reunirá un grupo de trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), solicitado de urgencia por el gobierno sudafricano, para discutir acerca de la nueva mutación y decidir si le dan o no un nombre del alfabeto griego y si deben ponerla en el rango de variantes “preocupantes”.

Una vacunación nacional que se toma su tiempo

Alrededor del 41% de los adultos sudafricanos ya están vacunados al menos con la primera dosis, mientras que el número de vacunas diarias sigue siendo relativamente bajo: menos de 130.000 al día, contra las 300.000 a las que apuntaba el gobierno. El país tiene actualmente 16,5 millones de dosis de Pfizer y Johnson & Johnson, y espera la entrega de otras 2,5 millones la próxima semana, según Nicholas Crisp, director general en funciones del Departamento Nacional de Salud.

"Estamos recibiendo vacunas más rápido de lo que las estamos utilizando en este momento", explicó el funcionario público. "Así que, desde hace algún tiempo, hemos estado aplazando las entregas, no disminuyendo los pedidos, sino simplemente aplazando nuestras entregas para no acumular y almacenar vacunas", explicó.

Sudáfrica, con una población de 60 millones de habitantes, ha registrado más de 2,9 millones de casos de Covid-19, incluyendo más de 89.000 muertes.

Con AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente