Subirats: La reforma universitaria puede estar aprobada en el primer semestre de 2023

·3 min de lectura

Madrid, 12 ene (EFE).- El ministro de Universidades, Joan Subirats, cree que la reforma universitaria puede estar aprobada en el primer semestre de 2023 y ha pedido tiempo para "calibrar" el texto de su antecesor, Manuel Castells, para hacerla "un poco" suya.

En un encuentro informativo, Subirats, que tomó posesión del cargo el 20 de diciembre tras la renuncia de Castells, de 79 años, por problemas médicos, ha explicado su deseo de encontrar cierto grado de acuerdo con el conjunto de actores que conforman el sistema y poder hacerlo, además, de forma tranquila.

El compromiso, ha continuado, es que la aprobación de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) se produzca en el primer semestre de 2023, un texto que ha generado críticas tanto de los rectores como de los estudiantes universitarios y de los sindicatos.

La tramitación parlamentaria de una ley orgánica, según cálculos del nuevo ministro, conllevará entre seis y siete meses y, "en principio, pediría a los actores que me permitan que haga un poco mía esta ley y pueda tener un tiempo para calibrar y valorar".

"Hacerla mía quiere decir encontrar un grado de acuerdo, no a partir de mi voluntad personal, sino con lo que contraste con el conjunto de actores", ha añadido Subirats, que lleva 47 años de profesor universitario y cuya primera incursión política fue de la mano de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de cuyo ayuntamiento fue teniente de alcalde.

Una vez que comience la ronda de consultas con rectores, alumnado, sindicatos y grupos parlamentarios, entre otros, su deseo es tener una "cierta idea de ver qué aspectos son maduros y cuales pueden permitir un cierto retoque", y ha declinado poner una fecha para el envío del anteproyecto al Consejo de Ministros en segunda lectura.

A su juicio de este experto de gestión y políticas públicas, la futura ley no debe agotar "toda la parte de normatividad", sino ser "una ley de bases. Autonomía, diversidad e igualdad es lo que hay que salvaguardar".

Sobre la modificación de la prueba de acceso a la Universidad, Subirats ha apostado por aceptar "la diversidad, pero con una reglas comunes; hay que ver el equilibrio en su funcionamiento".

En su opinión, la actual articulación del sistema universitario debe combinar la autonomía de las comunidades autónomas (competentes en la materia) y de las universidades, con el "reconocimiento de la diversidad" y el elemento de la igualdad.

En consecuencia, el nuevo ministro ha abogado por que el sistema no sea "excesivamente centralizado ni excesivamente atomizado. Se tienen que dar una condiciones que permitan a una persona acceder a la Universidad en unas condiciones parejas ¿Tienen que ser exactamente las mismas? Lo tenemos que ver en cada caso".

Por otro lado ha negado que exista problema con el uso del castellano en las universidades catalanas: "No creo que exista ningún problema, llevo 47 años dando clases y más bien tuve problemas para enseñar en catalán en los primeros años".

En Cataluña, los planes de estudio y las guías docentes explican los contenidos de la materia y en qué idioma se imparten las clases, ha dicho.

Además de la LOSU, el proyecto de mayor envergadura del Ministerio, queda pendiente por tramitar la Ley de Convivencia Universitaria -actualmente en el Senado tras su paso por el Congreso- y el real decreto de homologación de títulos (en fase de consultas).

También está colaborando con el Ministerio de Educación en la futura ley de enseñanzas artísticas y con el de Ciencia, en la modificación de la ley de ciencia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente