¿Por qué sube el precio de la energía en toda Europa y podría empeorar en los próximos meses?

·14 min de lectura

Europa está luchando contra un aumento récord de los precios de la energía que amenaza con hacer descarrilar la recuperación económica post-pandémica, poner en muchas dificultades las economías de los ingresos de los hogares e incluso afectar a la incipiente transición verde.

Una serie de factores de mercado, geográficos y políticos han confluido en una tormenta perfecta que no da señales de remitir a medida que el continente entra en la estación otoñal, las temperaturas bajan paulatinamente y la calefacción se hace indispensable.

Los analistas ya advierten que la crisis, agravada por una mezcla de problemas coyunturales y estructurales, se prolongará y que lo peor puede estar aún por llegar.

Los precios del gas natural se están disparando: en el Servicio Holandés de Transferencia de Títulos, principal referencia en Europa, los precios han pasado de 16 euros por hora a principios de enero a 75 euros a mediados de septiembre, lo que supone una subida de más del 360% en menos de un año.

Aunque la Unión Europea está reduciendo gradualmente su larga dependencia de los combustibles fósiles -las energías renovables se convirtieron en la principal fuente de electricidad del bloque por primera vez en 2020-, el cambio no ha sido lo suficientemente rápido y generalizado como para contener las consecuencias de la crisis.

Juntos, el gas natural y el carbón siguen suministrando más del 35% de la producción total de la UE, y el gas representa más de una quinta parte. La combinación de energías es muy diferente en todo el bloque: los combustibles fósiles tienen una participación marginal en Suecia, Francia y Luxemburgo, pero representan más del 60% de la producción total en los Países Bajos, Polonia, Malta y Chipre.

A medida que el carbón, el combustible más contaminante, se va eliminando progresivamente, muchos países recurren al gas natural como recurso de transición para que sirva de puente antes de que se implanten alternativas ecológicas, como las turbinas eólicas y los paneles solares. Además, el gas se utiliza también para la calefacción y la cocina residencial, lo que hace que el aumento de precio se note aún más en el gasto final de los consumidores.

Los ciudadanos de países como España, Italia, Francia y Polonia se enfrentan ahora a facturas energéticas nunca vistas que se suman a los problemas económicos causados por la pandemia. El descontento popular ha puesto a los gobiernos en alerta máxima, y los ministros se apresuran a idear medidas de emergencia, aunque sean a corto plazo y sólo parcialmente eficaces para amortiguar el impacto.

En Italia, Roberto Cingolani, ministro para las transiciones ecológicas, ya ha advertido a los italianos que esperen un aumento del 40% en sus facturas durante los próximos meses. Francia dijo que enviará pagos únicos de 100 euros a más de 5,8 millones de hogares con bajos ingresos. En España, el Gobierno ha prometido reducir los precios a los niveles de 2018. Madrid también ha enviado una carta a Bruselas en la que pide que se actúe en toda la UE. "Necesitamos urgentemente un menú de políticas europeas prediseñadas para reaccionar inmediatamente a las dramáticas subidas de precios", decía la carta.

Pero a medida que la crisis se extiende por el bloque y los ciudadanos expresan una creciente preocupación, no está claro el poder que puede ejercer la Unión Europea para frenar los excesos de un mercado energético liberalizado cuyo abastecimiento principal procede de fuera de sus propias fronteras.

Tampoco el Reino Unido escapa a esta coyuntura, que está provocando ya algunos problemas en ciertas industrias dependientes del gas.

¿Por qué se disparan los precios de la energía en Europa?

"Se trata de un aumento de la demanda de energía a medida que salimos de las restricciones impuestas por la pandemia, combinado con una reducción de la oferta de gas en el mercado mundial", dijo a Euronews Tim Gore, jefe del programa de Economía Circular y Baja en Carbono del Instituto de Política Ambiental Europea (IEEP).

"Luego hay otros factores que agravan el problema, sobre todo en Europa. Hemos conseguido sacar el carbón de la red, y eso coincide con un periodo reciente en el que la energía eólica ha sido menor a causa de la meteorología".

Los problemas empezaron a gestarse en invierno, cuando unas temperaturas más frías de lo previsto provocaron una demanda de energía para calefacción superior a la habitual. Esto, a su vez, indujo una notable disminución de las reservas de gas, que alcanzó un preocupante 30% en marzo. En primavera, a medida que la campaña de vacunación ganaba terreno en todo el continente, la actividad comercial comenzó a intensificarse rápidamente, con la reapertura de oficinas, restaurantes y otros locales y la afluencia de consumidores, deseosos de gastar sus ahorros del confinamiento.

La recuperación económica provocó una nueva oleada de demanda de energía, que aumentó aún más durante el verano, cuando las sofocantes temperaturas empujaron a la gente a utilizar el aire acondicionado y los sistemas de refrigeración. Los países del este de Asia se unieron entonces a Europa en la búsqueda de energía para poner en marcha sus economías devastadas por la COVID-19. Sin embargo, la creciente demanda no se vio correspondida con una oferta creciente.

"Los suministros por gasoducto hacia Europa que recibimos de países como Rusia, Noruega y Argelia, a pesar de este mayor precio, no han aumentado. Los proveedores han mantenido sus volúmenes habituales. Y eso es un poco extraño, porque normalmente si el precio sube y eres un proveedor y tienes capacidad de sobra, podrías aprovechar esta oportunidad para vender más gas a un precio más alto. Eso no ha ocurrido todavía", dijo a Euronews Denis Hesseling, jefe del departamento de gas de la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER).

Con empresas de todo el mundo intentando hacerse con fuentes de energía, los precios empezaron a subir de forma constante. En agosto, batieron récords. Tradicionalmente, el gas es más barato en verano y las empresas aprovechan el momento para almacenarlo en grandes volúmenes para estar bien preparadas antes de que llegue el invierno. Pero la actual crisis de precios alteró la costumbre y las reservas actuales son históricamente bajas para esta época del año, una señal preocupante para los próximos meses.

"Si este año volvemos a tener un invierno especialmente frío, será un periodo duro y los precios seguirán subiendo", añadió Gore.

"Los gobiernos deberían prepararse ahora y poner en marcha las medidas necesarias para responder y ayudar a los hogares durante este periodo. Todavía están a tiempo".

¿Existe un vínculo entre la crisis energética europea y el nuevo gasoducto Rusia-Alemania?

La sorprendente falta de nuevos suministros por parte de Rusia, principal exportador de gas de la UE, hace temer que Moscú quiera aprovechar la crisis para defender el polémico gasoducto Nord Stream 2. El conducto de 1.230 kilómetros que discurre bajo el Mar Báltico y une directamente a Rusia y Alemania está ya terminado, pero no ha empezado a funcionar debido a los obstáculos burocráticos. El proyecto ha sido muy criticado dentro y fuera de la UE por perpetuar la dependencia del bloque de los combustibles fósiles y ampliar la influencia geopolítica del Presidente Putin.

Gazprom, el principal patrocinador del gasoducto, y el gobierno ruso han negado cualquier implicación en la crisis energética, pero insisten en que el gasoducto debe ponerse en marcha "lo antes posible". Muchos analistas, sin embargo, creen que el momento de la crisis parece demasiado favorable para la agenda del Kremlin como para ser fruto del azar.

"Haber firmado la autorización del gasoducto Nord Stream 2, una visión bilateral ruso-alemana que no forma parte de una visión compartida de Europa y no respeta el territorio ucraniano, ha debilitado la posición de Europa como garante del bien común en favor de un mercantilismo de los países fuertes como Alemania", dijo Carlo Andrea Bollino, profesor de la Universidad de Perugia.

"Esto puede atribuirse a Bruselas. La UE no tuvo el valor de decir no a Alemania".

Un grupo de más de 40 diputados del Parlamento Europeo ha enviado una carta a la Comisión Europea en la que piden "abrir urgentemente una investigación sobre la posible manipulación deliberada del mercado por parte de Gazprom y la posible violación de las normas de competencia de la UE".

Las sospechas sobre la interferencia deliberada del Kremlin han llegado a Washington, uno de los más críticos con el Nord Stream 2.

"Queremos tener todos los ojos puestos en la cuestión de cualquier manipulación de los precios del gas por acaparamiento o por no producir un suministro adecuado", dijo la secretaria de Energía estadounidense, Jennifer Granholm, durante una visita a Varsovia.

"Gazprom es el brazo del Kremlin, que podría estar manipulando el mercado europeo del gas para aumentar los precios, que actualmente están rompiendo todos los records. ¿Presionando a Europa para aprobar el Nord Stream 2 a pesar de que rompe las reglas europeas? Los eurodiputados piden que la Comisión abra una investigación sobre Gazprom" tuiteaba el eurodiputado Andrius Kubilius.

La crisis energética europea pone bajo presión la incipiente transición ecológica de la UE

El aumento de los precios de la energía ha puesto inevitablemente bajo presión la política climática de la UE.

Las empresas eléctricas están obligadas a participar en el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (RCDE) de la UE, el mayor mercado de carbono del mundo. Basado en el principio de "tope y canje", el RCCDE abarca actualmente más de 10.000 centrales eléctricas e instalaciones industriales en todo el bloque.

Por un lado, la UE fija un límite a la cantidad máxima de gases de efecto invernadero que pueden emitir las instalaciones. Por otro, crea permisos por cada unidad de carbono emitida. Las empresas pueden comprar estos permisos e intercambiarlos entre sí para satisfacer sus necesidades anuales. El límite se hace más estricto con el tiempo y los precios de los permisos aumentan gradualmente. Esta tendencia crea un incentivo para que el sector energético abandone los combustibles fósiles y adopte alternativas sostenibles.

Pero como la transición ecológica aún está en sus inicios, las empresas sometidas al RCCDE están obligadas a seguir comprando y comerciando con permisos de emisión de carbono. El auge de la recuperación y la crisis energética han disparado el precio del carbono en un 80%, pasando de 34 euros a mediados de enero a más de 60 euros en septiembre. Los consumidores corren el riesgo de convertirse en los destinatarios finales de ese coste adicional, especialmente en los países dependientes del carbón.

El Primer Ministro polaco, Mateusz Morawiecki, dijo recientemente que la crisis de los precios de la energía era culpa de la política climática de la UE. La Comisión Europea, que protege ferozmente el RCCDE, intenta contrarrestar estos ataques argumentando que los factores dominantes de la crisis de precios son la recuperación económica mundial y la fuerte demanda de los países asiáticos. Bruselas calcula que los permisos del RCCDE sólo contribuyen a un pequeño porcentaje (más del 20%) de la subida global.

"La ironía es que si hubiéramos tenido el acuerdo verde cinco años antes no estaríamos en esta situación, porque entonces tendríamos menos dependencia del gas natural de origen fósil", dijo en el Parlamento Europeo Frans Timmermans, Vicepresidente de la Comisión encargado del acuerdo verde europeo.

Kadri Simson, Comisario Europeo de Energía, transmitió un mensaje similar tras una reunión informal de ministros de Transporte y Energía en Eslovenia. El tema principal de la agenda: la subida de los precios.

"Los precios de la electricidad han aumentado en toda la UE. Esto se debe a una combinación de factores, pero sobre todo a los elevados precios del gas natural y al aumento de la demanda tras la crisis. Se trata de una evolución global, en la que la mayoría de los países se ven afectados, independientemente de su ubicación o de sus acuerdos de mercado", dijo tras la reunión.

Simson sugirió que la UE debería contar con una "caja de herramientas más estructurada" para hacer frente a la situación a nivel nacional, pero subrayó que la acción nacional debe respetar los objetivos climáticos generales de la UE.

"La solución al problema actual está clara: necesitamos más energías renovables y mejorar nuestra eficiencia energética", añadió.

Gore, del IEEP, dijo: "Estamos a mitad de camino en la transición energética, y esto es algo así como los dolores de crecimiento de esa transición a las bajas emisiones de carbono. Tenemos que lidiar con el hecho de que hemos eliminado parte del carbón del sistema, todavía tenemos demasiado gas, las energías renovables están entrando en funcionamiento pero no lo suficiente como para reducir la demanda" de combustibles fósiles.

En el marco del "Green Deal", Bruselas insta a los países de la UE a intensificar la renovación de los edificios para que estén mejor preparados para las condiciones climáticas extremas, como olas de frío y calor, y así reducir el uso intensivo de los sistemas de calefacción y refrigeración.

La crisis energética llega en un momento delicado para la Comisión: en julio, el ejecutivo dio a conocer un amplio conjunto de propuestas legislativas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE en al menos un 55% antes del final de la década. Entre los proyectos de ley figura la creación de un nuevo Sistema de Comercio de Emisiones independiente que abarque el combustible contaminante utilizado para la calefacción de edificios y el transporte por carretera.

La idea tuvo una cogida tibia, y algunos legisladores prometieron rechazarla por su potencial perjuicio para la clase media. La Comisión, que sigue subrayando que hay que gravar todo el carbono sin importar la fuente o la razón que lo motive, se prepara ahora para iniciar las negociaciones sobre los expedientes legislativos con el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE, un debate que ya está siendo influenciado por el agravamiento de la crisis de precios.

Para Dimitri Vergne, responsable de política de sostenibilidad de la Organización Europea de Consumidores (BEUC), la crisis energética no socava el impulso ecológico de la UE, sino que lo refuerza.

"Es un claro llamamiento para que aceleremos el cambio a un sistema energético más basado en las renovables. En realidad, es nuestra dependencia de los combustibles fósiles, como la gasolina y el gas natural, lo que encarece mucho nuestras facturas energéticas", dijo a Euronews.

"Si nos fijamos en las cifras de la electricidad basada en la energía eólica y solar, los precios se han mantenido estables. El problema son los picos del gas natural y la gasolina. De ahí viene el aumento de los precios de la electricidad. Y hay una razón simple o técnica para ello: en momentos de alta demanda de electricidad, las centrales de carbón y gas necesitan encenderse para alimentar el sistema. Y el gas y el carbón tienen un precio mucho más alto que las renovables para producir electricidad".

Volatilidad y vulnerabilidad

La exposición de la UE a la volatilidad de los precios de la energía va a seguir siendo un riesgo en los próximos años, antes de que el cambio ecológico aporte la estabilidad prevista al mercado. Mientras tanto, los gobiernos tendrán que idear soluciones provisionales, como la reducción de los tipos impositivos y los gravámenes adicionales aplicados a la factura energética, que en algunos países pueden suponer la mitad del precio final. El Gobierno español ha recortado temporalmente el impuesto especial sobre la electricidad del 5,1% al 0,5%, el mínimo previsto en la legislación de la UE.

Otras medidas pueden incluir programas sociales para proteger a los hogares vulnerables y a las pequeñas empresas, aliviar la pobreza energética y evitar que las familias se queden sin suministro eléctrico. En 2018, unos 34 millones de europeos dijeron que no podían mantener sus hogares adecuadamente calientes.

Los gobiernos también pueden ofrecer inyecciones directas de dinero en efectivo, como el "chèque énergie" de Francia, para ofrecer un alivio inmediato a quienes tienen dificultades para pagar las facturas, aunque un instrumento de este tipo podría superar rápidamente el presupuesto si los precios siguen hinchándose, como se prevé que ocurra.

La renegociación del contrato con los proveedores de electricidad puede ser un salvavidas para los consumidores. Los contratos de precio fijo ayudan a garantizar un precio constante y predecible, aunque el precio no refleje totalmente la realidad del mercado o el consumo real del cliente.

Los consumidores que tienen un contrato de precio variable están mucho más expuestos a las fluctuaciones: cuando los precios de la energía bajan -como ocurrió el año pasado cuando el brote de coronavirus paralizó toda la economía- sus facturas se abaratan considerablemente, pero cuando los precios suben, como ocurre actualmente, los consumidores pierden el control de sus gastos.

"Puedes elegir un contrato con más riesgo o con menos riesgo. Si no quieres correr el riesgo, firmas un contrato con un precio fijo, que normalmente es un poco más caro, al menos al principio", dice Denis Hesseling.

"Si nos fijamos en los precios a plazo, los precios que los comerciantes están pagando para la entrega en el próximo mes para el gas, se espera que siga siendo alta para el próximo medio año o así".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente