Sub17: México gana el Mundial con 2-0 sobre Uruguay

MEXICO (AP) — La mejor actuación que haya tenido alguna selección mexicana en todos los tiempos tuvo su final perfecto.

Con goles de Antonio Briseño y Giovani Casillas, México venció a Uruguay 2-0 para ganar su séptimo partido seguido de la competencia y coronarse campeón mundial Sub17 el domingo en un pletórico Estadio Azteca.

La llamada "Generación Dorada" de jóvenes futbolistas mexicanos, que hace seis años conquistó el título del Mundial Sub17 en Perú, ya no está sola en el más alto peldaño alcanzado por el fútbol azteca. Ahora se ve acompañada por los nombres de Briseño, Casillas, Carlos Fierro, Julio Gómez, Jorge Espericueta, Marco Bueno y otros juveniles dirigidos por Raúl Gutiérrez.

Gómez fue premiado con el Balón de Oro como el mejor jugador del torneo. Ese gol suyo de chilena en las semifinales, a pesar de jugar cortado de la cabeza, fue sin duda la jugada del Mundial. Otros dos mexicanos le acompañaron en los premios individuales, pues Espericueta se llevó el Balón de Plata y Fierro el de bronce.

Pero el trofeo más importante, el de campeones, lo recibió Briseño de manos del presidente mexicano Felipe Calderón y del titular de la FIFA, Joseph Blatter.

Nunca una selección de México había ganado cuatro partidos seguidos en un Mundial de cualquier categoría. Ninguna había ganado más de cinco encuentros en un campeonato de la FIFA.

El equipo de Gutiérrez llegó a la final tras un épico triunfo sobre Alemania, y el domingo supo descifrar a un ordenado y aguerrido seleccionado de Uruguay, cuyo fútbol sigue esperando su primera corona mundial desde que su selección absoluta ganó el Mundial de Brasil 1950.

"Creo que nuestro equipo nunca piensa en el rival", dijo el técnico Gutiérrez en entrevista con la televisión mientras sus pupilos seguían la celebración. "Siempre nos apegamos a lo que podemos hacer y los chavos (jóvenes) lo interpretaron de manera increíble".

México se fue arriba en el primer tiempo por cuenta de un anotador inesperado, el defensa central Briseño, en gran jugada de Fierro. Pero fue hasta los 91 minutos, con Uruguay lanzado al frente y casi entregado, cuando los mexicanos sellaron la victoria en un contragolpe para que desató la fiesta.

Arturo González recibió un pase de cabeza de Marcelo Gracia en terreno uruguayo y con sólo un defensor charrúa enfrente, habilitó a Casillas entrando sin marca por la izquierda. El volante de las Chivas anotó con un tiro de zurda ante la salida del portero Jonathan Cubero.

México tuvo suerte en el segundo tiempo, cuando Uruguay estrelló en el poste un disparo de Juan San Martín a los 62 minutos. Siete minutos después, el portero Richard Sánchez contuvo un peligroso disparo de Elbio Alvarez. Los charrúas nunca se rindieron, pero esta vez se toparon con un equipo muy completo que fue impulsado por su público.

El primer gol mexicano llegó a los 31 minutos, cuando el capitán Briseño empujó con el pie derecho un inmejorable pase de cabeza de Carlos Fierro, tras un largo servicio de Kevin Escamilla al segundo poste. Briseño no conectó bien la pelota, pero su remate salió colocado para irse a las redes y desencadenar el grito de unos 100.000 espectadores en el Azteca.

Hasta ese momento, la defensa uruguaya sumaba 247 minutos sin recibir gol. Los charrúas sólo habían admitido tres tantos en sus primeros seis partidos del torneo.

Como se esperaba, México salió desde el primer minuto a buscar la posesión de balón y Uruguay a esperar.

No obstante el dominio azteca, fueron los charrúas quienes tuvieron la primera oportunidad de gol, cuando en un contraataque a los 26 minutos Alvarez tiró desviado en una jugada en la que atacaban tres y defendían dos. El mismo Alvarez puso su duro disparo cruzado desde fuera del área contra la base del poste, a los 34 minutos.

México tuvo algunas buenas ocasiones, como cuando Fierro remató hacia afuera en el corazón del área una excelente diagonal de Bueno a los 29, o cuando Fierro disparó desde fuera del área con comba buscando el segundo poste y la pelota pasó a centímetros del ángulo a los 42.

La ausencia del atacante Rodrigo Aguirre afectó a Uruguay. El veloz jugador debió abandonar el campo a los 23 minutos por un choque de cabeza sufrido con el portero mexicano Richard Sánchez, al buscar una pelota arriba en la entrada al área.

México se sumó a Brasil, Nigeria y Ghana como los países con dos o más coronas sub17. Amazónicos y nigerianos tienen tres. Suiza era el campeón defensor de la categoría.

La celebración en el Azteca hizo recordar los mejores momentos de la selección mayor en dicho estadio, en el que apenas ha perdido un juego oficial en más de cuatro décadas.

El primer título reconocido por la FIFA que ha ganado por México fue en el Azteca: la Copa Confederaciones de 1999, con victoria sobre Brasil.

En el partido por el tercer lugar, Alemania derrotó a Brasil 4-3 gracias a una anotación de Akan Aydin a los 63 minutos, tras remontar los germanos una desventaja de dos goles.

El segundo gol en el partido de Adryan adelantó a Brasil 3-1 a los 33 minutos, pero el equipo alemán recortó distancias en la agonía del primer medio en un cabezazo de Koray Guenter.

A los 55 minutos, Levant Aycicek empató el marcador con el mejor gol del partido, tras recibir pase de "taco" de Samed Yesil, quien poco después se apuntó su tercera asistencia al contactar con Aydin para la anotación del triunfo.

Con la victoria, Alemania igualó su mejor actuación en un Mundial de la categoría, logrado en Corea 2007.

PUBLICIDAD