Su jefa le dejó esta perturbadora imagen en el escritorio y las dos han perdido el trabajo

Jesús Del Toro

¿Qué significa que una mujer afroamericana reciba de su supervisora la imagen de una persona linchada, cuyo cuerpo cuelga de un árbol, con la leyenda “Hang in there” en grandes letras?

Para Latara Darrett, residente en Las Vegas, el significado es ominoso: una profunda insensibilidad con estremecedoras evocaciones a prácticas de odio violentas e intolerables. Un pasado estadounidense trágico y repudiable y que no debe repetirse

Darrett, de acuerdo a la televisora KTNV, laboraba en un centro de llamadas telefónicas de la empresa Hilton Grand Vacations, en Las Vegas. Y en junio pasado, mientras ella trabajaba contestando llamadas telefónicas, su supervisora colocó en el escritorio de Darret la citada imagen: la silueta de un hombre colgando de un árbol.

La ofensiva imagen que Latara Darrett recibió en su escritorio, al parecer en una descarriada y fallida iniciativa de motivación laboral en su lugar de trabajo. (Captura de pantalla KTNV)
La ofensiva imagen que Latara Darrett recibió en su escritorio, al parecer en una descarriada y fallida iniciativa de motivación laboral en su lugar de trabajo. (Captura de pantalla KTNV)

Al parecer, la intención no habría sido hostil pues la frase “hang in there” que aparecía junto a la cruenta escena en ocasiones alude a la persistencia ante las dificultades, a echarle ganas ante los problemas. Es decir, sería una frase de motivación para impulsar las ventas. Pero presentarle tal imagen con tal lema a una mujer afroamericana ineludiblemente tiene resonancias de amenaza y odio, pues con o sin intención ello alude el racismo criminal que sufrió la comunidad afroamericana durante muchas décadas de esclavitud, segregación y discriminación.

E incluso si ese el objetivo del asunto no fue agresivo sino plantear un mensaje de superación, se trató de una acción fallida, ofensiva e insensible. Ese plan se ahorcó a sí mismo en su disparate.

Como la propia Darret comentó a la KTNV, la imagen “es devastadora para mí, y no solo por lo que representa para mi gente. Yo tuve un amigo que se suicidó de ese modo, ahorcándose”.

Y esa imagen de un linchamiento fue también colocada frente al escritorio de al menos otro empleado afroamericano de ese centro de llamadas.

Pero el malestar no terminó allí para Darrett. Cuando se quejó por haber recibido tal mensaje, el Departamento de Recursos Humanos de su empresa solo le dio dos opciones: hablar ella directamente con la persona que puso la imagen en su escritorio o cambiarse de equipo de trabajo. Una respuesta que le hizo pensar a Darrett que a su empresa presumiblemente le importaba poco el asunto. En cambio, a ella toda la situación comenzó a afectarla, tanto moral como físicamente.

Y Darrett, al parecer, no sería una persona intrínsecamente débil. En realidad fue una atleta destacada, ganadora en 2005 de la medalla de oro en un festival juvenil de desarrollo de basquetbolistas de Estados Unidos. Pero el impacto de esa imagen y la tensión laboral que le produjo comenzaron a afectarla.

Brenda DeRouen, abogada de Darrett, intervino para pedir que la empresa le diera a su cliente una disculpa pública, que modificara sus políticas laborales al respecto e impartiera a sus supervisores y gerentes cursos de sensibilidad cultural.

Latara Darrett recibió en el escritorio de su lugar de trabajo la ominosa imagen de un linchamiento, situación que la afectó al grado de que perdió su trabajo. (Captura de pantalla KTNV)
Latara Darrett recibió en el escritorio de su lugar de trabajo la ominosa imagen de un linchamiento, situación que la afectó al grado de que perdió su trabajo. (Captura de pantalla KTNV)

Con todo, el asunto no ha prosperado auspiciosamente: Darrett comenzó a sufrir de severo estrés y dejó en ocasiones de ir a trabajar. Y aunque contaba con documentación médica al respecto, fue despedida por faltar a su puesto. En contrapartida, la persona que colocó la ominosa imagen en el escritorio de Darrett también fue despedida de Hilton Grand Vacations, según un comunicado de esa empresa citado por la KTNV.

Darrett y su abogada evalúan actualmente sus opciones legales, de acuerdo a la citada televisora. Por lo pronto, su historia ha tenido ya fuerte resonancia en los medios de comunicación. Pues incluso concediendo que la colocación de esa imagen en el escritorio de Darrett no hubiese sido una amenaza racista ni pretendiera aludir a un crimen de odio, sí denotó una honda insensibilidad y una perturbadora ignorancia de la historia estadounidense.

Máxime cuando en el presente se experimenta severa tensión racial en el país y grupos supremacistas y racistas han cobrado vigor en el actual contexto político.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro