Sri Lanka impone estado de emergencia por protestas, previo a designación de un nuevo gobierno

·4 min de lectura
© AP/Rafiq Maqbool

El presidente interino de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, declaró este lunes 18 de julio el estado de emergencia, que le otorga amplia autoridad en medio de crecientes protestas que exigen su renuncia. El estallido social se mantiene de cara a la elección de un nuevo mandatario, por parte de los legisladores, en reemplazo de Gotabaya Rajapaksa, forzado a renunciar de forma oficial el pasado 14 de julio en medio de una grave crisis económica que sacude al país.

Sri Lanka, sumergida en una profunda agitación económica y social, vuelve a estar bajo estado de emergencia.

El mandatario interino, Ranil Wickremesinghe, decretó la medida este lunes 18 de julio al indicar que es necesaria para gestionar el caos y proteger a la sociedad.

"Es conveniente, así hacerlo, en interés de la seguridad pública, la protección del orden público y el mantenimiento de suministros y servicios esenciales para la vida de la comunidad", aseguró en una declaración escrita difundida por los medios locales.

Si bien aún no se han anunciado los detalles de la regulación actual, la medida invoca secciones de la Ordenanza de Seguridad Pública que le permiten dictar normas en interés de la seguridad y el orden públicos. Puede autorizar detenciones, tomar posesión de cualquier propiedad, allanar cualquier local y cambiar o suspender cualquier ley.

Wickremesinghe también había anunciado un estado de emergencia la semana pasada, luego de que el expresidente Gotabaya Rajapaksa huyera del país.

Sin embargo, el cumplimiento de su exigida renuncia no ha calmado el caos ni los insistentes llamados de miles de manifestantes que reclaman un cambio completo de Gobierno, por lo que se muestran en desacuerdo con que su primer ministro haya asumido las funciones de jefe de Estado, aun cuando sea de forma provisional.

Las protestas que insisten en la dimisión de Wickremesinghe continúan en la mayor parte del país y algunos quemaron su efigie.

Alrededor de 500 personas continúan ocupando parte de la oficina del exjefe de Estado, tras ser invadida a principios de este mes.

Sri Lanka se prepara para nombrar a un nuevo presidente

Está previsto que las nominaciones para la elección del nuevo presidente, en el Legislativo, se conozcan el martes 19 de julio y si hay más de un candidato, los legisladores voten el miércoles.

Desde el pasado sábado 16 de julio, los miembros del Parlamento comenzaron el proceso de elección de un nuevo líder, que estará encargado de cumplir el resto del mandato abandonado por Rajapaksa.

Los manifestantes acusan al exmandatario y a su poderosa familia política de desviar dinero de las arcas del Gobierno y acelerar el colapso del país al administrar mal la economía.

La familia del exgobernante ha negado las acusaciones de corrupción, pero Rajapaksa reconoció que algunas de sus políticas contribuyeron al caos financiero.

Presidente interino acusa al exmandatario Rajapaksa de “encubrir los hechos”

En una entrevista con la cadena estadounidense ‘CNN’, Wickremesinghe aseguró que la Administración de Rajapaksa había estado "encubriendo los hechos", en referencia a la crisis financiera.

El funcionario, que desde que asumió funciones como primer ministro bajo el liderazgo de Rajapaksa ha liderado las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), agregó que su objetivo es estabilizar la economía devastada de la nación isleña para finales de 2023.

Este lunes, el mandatario interno afirmó que las negociaciones con el FMI están llegando a su fin y que los diálogos con países extranjeros para obtener ayuda están progresando.

“Para finales del próximo año, vamos a comenzar a estabilizarnos y, ciertamente, para 2024 tendremos una economía en funcionamiento que comenzará a crecer”, aseguró el líder transitorio.

Sri Lanka atraviesa por una grave situación en la que se ha quedado sin dinero para pagar las importaciones de necesidades básicas como alimentos, fertilizantes, medicinas y combustible para sus 22 millones de habitantes.

Las autoridades señalan que la crisis se ha profundizado tras la pandemia de Covid-19, pues las restricciones por la emergencia golpearon fuertemente al país dependiente del turismo.

Pero la corrupción también ha jugado un rol fundamental en la fuga de riqueza del país.

Su rápido descenso económico ha sido aún más impactante, ya que antes del declive la economía se había estado expandiendo con una clase media que estaba en crecimiento.

Pese a las esperanzas en un rescate financiero del FMI y otros acreedores, altos funcionarios han sostenido previamente que la situación económica de la nación es tan precaria que incluso obtener una ayuda de este tipo ha resultado difícil.

Con Reuters y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente