Ni Spotify ni YouTube: cómo TikTok ha cambiado ya la música que escuchas

·6 min de lectura
Pantalla de un móvil con el logo de TikTok. (Photo: SOPA Images SOPA Images/LightRocket via Gett)
Pantalla de un móvil con el logo de TikTok. (Photo: SOPA Images SOPA Images/LightRocket via Gett)

Bajo la aparente premisa de ser una aplicación de baile para adolescentes e incluso utilizada en muchos casos por niños, TikTok se ha convertido en una de las apps del momento. No hay famoso que no esté presente e incluso instituciones como el Museo del Prado o la Guardia Civil hacen sus propios vídeos.

Todo ello, acompañado de música o de audios virales. Pero más allá de esto, TikTok se ha convertido en toda una herramienta de la industria musical. Hoy en día, los productores y discográficas utilizan esta app como si se tratara de un nuevo escaparate para vender sus canciones.

Incluso hay artistas que han presentado su canción en primicia en esta red social. Es el caso de Rosalía con Hentaio de incluso U2 que publicó en noviembre un nuevo tema titulado Your song saved my life para darse a conocer dentro de la plataforma.

Para los expertos, la plataforma ha tomado el rol que en otras épocas tenía la radio. “En los años 60 pasaba lo mismo con la radio, te traían el disco a la radio para que se lo pusieras. Han pasado 50 años y con TikTok pasa lo mismo, puedes estrenar la canción para que los usuarios hagan contenido con ella y no vas a pagar por eso, las compañías te dejan utilizar las canciones”, explica a El HuffPostJavier Llano, director de Rock FM, Cadena 100 y MegaStar.

La música es parte intrínseca de los vídeos, de ahí que tenga tanto poder, especialmente entre el público joven. “Es una plataforma poderosísima para la promoción de la música, especialmente para el target joven al final es el que introduce la nueva música porque los más adultos somos más reacios y conservadores”, añade Llano.

Es una plataforma poderosísima para la promoción de la música, especialmente para el target joven al final es el que introduce la nueva músicaJavier Llano, director de Rock FM, Cadena 100 y MegaStar.

Estribillo rápido y canciones creadas para un fragmento viral

Esto también afecta a la composición musical, ya que se priman fragmentos más cortos para poder colocar en el minuto que permiten los vídeos de la app. Para Iñaki de la Torre, exdirector de Rolling Stone y colaborador de La Ventana (Cadena SER), esto “no es un objetivo nuevo o raro”.

“Esto pasa desde hace muchísimos años que se empezó a descubrir que los artistas triunfaban con una sola canción que atinase y pegaban un bombazo de vender un millón de ejemplares”, apunta.

Lo mejor de la canción tiene que estar en el primer minuto y medio y si hace falta recomponerla para que eso ocurraIñaki de la Torre, exdirector de Rolling Stone y colaborador de La Ventana (Cadena SER)

Según cuenta, esta tendencia, acompañada por el auge de la radio de los años 60, hacía que los estribillos se mostrasen al inicio de la canción. “Cuanto antes mostrases lo que es emocionante, el estribillo de la canción, lo bonito, mejor”, explica. “Las discográficas ponían el cronómetro en marcha mientras se reproducía la canción y decían ‘a ver, han pasado 35 segundos y aquí no ha pasado nada’. Lo mejor de la canción tiene que estar en el primer minuto y medio y si hace falta recomponerla para que eso ocurra”, recalca.

El periodista explica que esto se hacía en la Motown a finales de los 60 y principios de los 70. “Era el sello de Michael Jackson o Stevie Wonder y en él tenían una orden de que el estribillo tenía que sonar antes de 40 o 45 segundos, nada introducciones ni de dos estrofas y estribillo. Muchas canciones, de hecho, empezaban con el estribillo”, señala

De bailes a conciertos en directo, una herramienta de promoción más

Los vídeos de TikTok duran como máximo un minuto, aunque la compañía ha tanteado con ampliarlos en más de una ocasión. Tal y como cuenta De la Torre, TikTok tiene el hándicap de que el usuario recibe muchos estímulos en poco tiempo, de hecho, se estima que cada día se suben a la plataforma un billón de vídeos.

“Cuanto antes enséñame que esto mola porque si no paso a otra cosa. Ahora es mucho más fácil con el móvil, antes era más complejo porque estabas escuchando la radio y elegías qué single te comprabas esa semana y competía contra los siguientes que ponía el DJ y solo te quedabas con la copla del que te había molado al principio”, detalla el periodista.

Por eso, no solo se ha convertido en un espejo en el que utilizar la música o hacer estrenos exclusivos, también para otras herramientas de promoción como conciertos e incluso lanzar bailes con la intención de que se hagan virales.

Es el caso de grupos como Vetusta Morla —que aparentemente se alejan del target de música urbana que se incluye en los tops virales de TikTok— que presentó su disco Cable a Tierra el pasado 25 de diciembre en el que se convirtió en el primer concierto en la plataforma.

Otra estrategia utilizada para viralizar las canciones son los bailes, tan populares en esta red social. Una de las artistas que más ha triunfado con sus temas en la red social ha sido Nathy Peluso, con su tema con Bizarrap, Bzrp Music Sessions, Vol. 36. La canción estuvo entre las tendencias de la red social durante semanas y, ayudada en parte por el vídeo viral junto a Úrsula Corberó y Lali Expósito, se convirtió uno de los más reproducidos en 2020.

Más recientemente, la segunda quincena de enero de 2021, la canción No se habla de Bruno(We don't talk about Bruno, en la versión original) de la película Disney Encanto ha llegado al número 2 de la lista Hot 100 de Billboard, gracias a su éxito en TikTok. Esto ha hecho que supere en el prestigioso listado internacional al mítico Let it go de Frozen.

Según un estudio realizado por TikTok Marketing Sciences en colaboración con Insites Consulting y PRS IN VIVO, el 80% de los usuarios descubren música a partir de la red social e indican que es su “forma favorita” de hacerlo.

No solo lo es para canciones nuevas, que también se cuelan gracias a la plataformas en listas como Spotify o YouTube, sino también para recuperar canciones nostálgicas. Prueba de ello es que hace unas semanas el álbum Channel Orange de Frank Ocean, publicado en 2012, ha vuelto a las listas Billboard gracias a que su canción Lost se ha viralizado en TikTok.

Un caso aún más representativo fue el tema Dreams de Fleetwood Mac, de 1977, que volvió en octubre de 2020 a las listas de los más escuchados gracias a un vídeo de Nathan Apodaca en el que montaba skate mientras hacía playback de la canción y tomaba zumo. Superó los 19 millones de visitas y volvió a situarse en el número 2 de las 100 mejores canciones de todos los tiempos de la Rolling Stone.

Pero no todos los artistas están dispuestos a dar su música a la plataforma. Adele rechazó hacer música para TikTok a raíz de una propuesta de su discográfica de hacer sonidos para un “público más joven”. “Si todos están haciendo música para el TikTok, ¿quién hace música para mi generación? ¿Quién hace música para mis colegas? ¡Yo haré ese trabajo con gusto!”, contó en una entrevista en noviembre con Zane Lowe en Apple Music.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente