“Soy un monstruo negro”: la BBC destapa una red de youtubers racistas que explotaba a niños en África

·3 min de lectura
(Photo: BBC/YOUTUBE)
(Photo: BBC/YOUTUBE)

(Photo: BBC/YOUTUBE)

‘Racismo en venta’ (Racism for Sale) es el título del documental de la BBC con el que medio mundo está en shock. El título puede sonar abstracto, pero habla de unos hechos literales. 

En febrero de 2020, en China empezó a circular un vídeo en el que varios niños negros aparecían entonando frases en chino, sonrientes y a voz en grito, instruidos por una voz en off que los guiaba. Hasta ahí, la escena podía ser rara, pero luego resultó ser profundamente ofensiva. Lo que los niños gritaban podía traducirse por: “¡Soy un monstruo negro! ¡Tengo un cociente intelectual bajo!”. 

Según explica la BBC, en China se popularizó un formato de felicitaciones personalizadas con vídeos en los que personas procedentes de África decían frases en chino dedicadas al homenajeado, como si eso fuera exótico o divertido. 

El vídeo del cociente intelectual bajo, en cambio, produjo indignación en una buena parte de la población. Los reporteros Runako Celina y Henry Mhango, del equipo de BBC Africa Eye, quisieron investigar dónde había sido grabado, en qué contexto, por qué y por quién. 

Después de una larga investigación, dieron con casi todas las respuestas. El vídeo se había grabado en Malaui, en el sureste del continente africano, y el presunto autor del mismo era Lu Ke, un ciudadano chino conocido como Susu (‘tío’, en mandarín) por la población.

Los periodistas lograron dar con el hombre, que se jactó de producir más de 380 vídeos por día, lo que la BBC calcula que le supondría el equivalente a más de 10.000 euros diarios.  

No los trates como si fueran tus amigos. Nunca les tengas lástima. Así es como debes tratar a la gente negra

En una de las grabaciones secretas que le hicieron, Lu Ke da indicaciones a un compatriota suyo sobre cómo tratar con la gente de Malaui. “No los trates como si fueran tus amigos. Nunca les tengas lástima. No importa su situación familiar, nunca les tengas lástima. Así es como debes tratar a la gente negra”, dice.

Los niños y las demás personas que aparecen en sus vídeos no veían el dinero con el que Lu Ke se lucraba a su costa. Cuenta la BBC que los padres sufrían por ver que ‘Susu’ tenía a sus hijos engatusados por un trozo de pollo y sin ir al colegio; otros creían que esos vídeos atraerían inversión económica china en la zona, rural y empobrecida. 

La BBC hizo llegar su investigación a la ministra de seguridad interior de Malaui, Jean Muonaowauza Sendeza, que señaló que el ‘productor’ chino había violado leyes de protección de menores, y tendrá que someterse a la justicia. La Policía malauí ya ha abierto también una investigación.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente